De acuerdo con datos del INEGI, en septiembre la carne de cerdo subió 8.24%, el pollo 8.05% y la de res 4.52%

Tan sólo este este año, el precio del pollo se ha incrementado al consumidor 13% en el año por el aumento en los granos

Los precios de la carne de res, pollo y cerdo siguen por las nubes, en México, por los altos costos a nivel mundial de los fertilizantes, los combustibles y del maíz forrajero para alimentar el ganado, el cual ha subido 27% en lo que va de 2022.

Ante el aumento de los precios del pollo, res y cerdo, productores y empresarios de este tipo de proteínas animales hicieron un llamado al gobierno federal para que ante la entrada de la fase 2 del Paquete contra la Inflación y la Carestía (PACIC) se mantenga la estricta inspección sanitaria de carne que entra a México.

Debido a los altos costos de estas proteínas, el gobierno propuso a los productores de pollo, res y cerdo que aquellos que firmen este acuerdo les dará una licencia única universal que las exime de todo trámite y permiso en cuestiones de importación, distribución y envasado de alimentos e insumos.

En principio las empresas respaldan el plan, pero le exigen al gobierno mantenga la estricta inspección sanitaria de la carne que entre al país.

Cadenas de supermercados como Walmart, Soriana y Chedraui ya firmaron la fase dos del acuerdo contra la inflación y garantizan carne saludable.

Vicente Yañez, presidente de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), declaró que buscarán cuidar la inocuidad de los alimentos que venden a sus clientes, la seguridad que sean alimentos sanos ya que no piensan importar alimentos que puedan poner en peligro la salud de sus clientes.

A decir de los expertos, el plan permitirá incrementar la importación de carne principalmente de consumo popular.

Los altos costos a nivel mundial de los fertilizantes, combustibles y del maíz forrajero, el cual ha subido 27% en lo que va del año, han impactado en la producción de este tipo de proteínas de origen animal.

De acuerdo con datos del Índice Nacional de Precios al Consumidor del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), en septiembre de 2022 la carne de cerdo subió 8.24%, el precio del pollo 8.05% y la de res 4.52%.

Tan sólo en este año, el precio del pollo ha incrementado al consumidor 13% en el año por el aumento en los granos.

Mientras que, en el caso de la carne de res, mercado del que México es autosuficiente, es la proteína más cara.

Gerardo Rodríguez, director Regional de US Meat México, explicó que actualmente viven la tormenta perfecta debido al incremento de costos de granos, sequías, así como una inflación muy alta, la cual está pegando la economía de los consumidores.

México es el tercer importador a nivel mundial de carne de cerdo, de la cual 80% proviene de Estados Unidos, 10% de Canadá y 10 % de Chile, Nueva Zelanda y España.

En el caso del pollo, México es el segundo importador a nivel global, del cual 92% viene de Estados Unidos, 5% de Brasil y 3% de Chile.

México importa 73% de la carne de res de Estados Unidos, 14% de Nicaragua y 11.7% de Canadá, la mayoría de esta importación es para la obtención de bistec y milanesas; sólo el 3% son cortes que se utilizan en restaurantes y hoteles como T-bone y New York, cuyo precio se ha elevado 40%.