Hay personas que experimentan temor por quitarse el cubrebocas, ya sea por miedo a contagiarse de COVID-19 o para ocultar algo que no les gusta de su rostro

En redes sociales, se ha viralizado este síndrome. Sobre todo, los adolescentes han expresado así la preocupación que sienten de ser rechazados por su aspecto físico

Durante más de dos años, la población ha ocultado parte de su cara a consecuencia de la pandemia, pero el regreso a la normalidad está generando en algunas personas una fobia por quitarse el cubrebocas.
Se llama “Síndrome de la cara vacía” y Alexa lo tiene.

“Sí, tengo el Síndrome de cara vacía, de plano no me lo quito para nada”, dijo Alexa y explicó que le da miedo volverse a contagiar de COVID-19 y que incluso en su casa lo usa.
Algunos por temor a contagiarse de COVID-19, otros por vanidad o complejo.

Se utiliza para cubrir algunas cosas que a lo mejor las personas no les gusta su cuerpo, o el acné que sufren o algo así. Ya es parte del outfit, igual utilizar el color igual que como sales, tratas de combinar igual con el cubrebocas”, señaló Marlene.

Ansiedad, estrés, inseguridad que se presentan de manera excesiva, permanente e incontrolable.

Todos hemos estado preocupados ante un posible contagio, pero en particular estas personas presentan una negativa importante a retirarse el cubrebocas y prefieren incluso aislarse; esa sería una vertiente de este Síndrome de cara vacía, el otro lado precisamente es: me voy a mostrar al mundo sin cubrebocas y de cierta manera siento que me veo mejor con un cubrebocas”, señaló la psiquiatra Lourdes Alegría.

En redes sociales, se ha viralizado este síndrome. Sobre todo, los adolescentes han expresado así la preocupación que sienten de ser rechazados por su aspecto físico.

En TiKTok de @luciaavizozo se lee: “Ojalá nunca sepas lo que es no poder bajarse la mascarilla ni para comer por inseguridad”.

En el de @carmen se lee: “Miedo? Miedo es que me deje de hablar cuando me vea sin mascarilla”.

Y en el de @madslih se lee: “Sí, todos felices porque se quitan las mascarillas en clase, pero nadie piensa en las críticas que nos van a caer por nuestra cara”.

Lourdes Alegría, médico psiquiatra:

Empezaron muy jóvenes la pandemia y ahora han estado pasando por una serie de cambios corporales, ya sea la aparición de acné, de manchas, cicatrices vello facial, cambios faciales y el uso de cubre bocas lograba un poco amortiguar estos efectos; también se dio un fenómeno en aplicaciones de citas donde no se conocían sin cubre boca y de repente también llegar y quitarse el cubre bocas y conocer a la persona era muy diferente. Me da pena, va a pensar que no estoy guapo, o guapa sin el cubre bocas y es mucho más complicado cuando uno tiene ya ese antecedente de me preocupa mucho mi físico, llegar y presentarte así de ‘hola, soy yo, y, sin cubre bocas soy una persona distinta’”.

Los expertos recomiendan:

  • Quitarse el cubre boca de manera progresiva
  • Realizar una lista de situaciones que se detectan como incómodas
  • Intentar afrontar los miedos e inseguridades.
  • Pero cuando el problema se vuelve crónico, es importante acudir con un especialista.

“En el caso donde ya las personas no quieran ir a eventos, no quieran salir, no quieran hacer actividades que quisieran hacer, o que harían habitualmente por el riesgo de me tengo que quitar el cubrebocas y me voy a contagiar, o me voy a quitar el cubrebocas y me van a criticar y ya dejo de hacer esas actividades; ahí es cuando se tiene que buscar a un profesional”, sentenció la psiquiatra Lourdes Alegría.