Se estima que en México más de 7 mil personas viven con Hipertensión arterial pulmonar (HAP) y Hipertensión Pulmonar Tromboembólica Crónica (HPTEC), enfermedades raras, progresivas, incapacitantes y potencialmente mortales, que suelen confundirse fácilmente con otros padecimientos, por eso la importancia de que los médicos sepan diagnosticarlas a tiempo.

Los síntomas son inespecíficos, pero la principal manifestación es la falta de aire con el esfuerzo, lo que dificulta el diagnóstico, llevando un promedio de 2 años llegar a este.

En la HAP los vasos sanguíneos que transportan sangre desde el corazón hasta los pulmones se endurecen y se estrechan, mientras que en la HPTEC trombos se adhieren a las paredes de las arterias obstruyendo el paso de la sangre, son enfermedades que puede afectar a las personas de cualquier edad, con limitación física en sus actividades cotidianas incluidas las laborales, restándole independencia y pérdida de años de vida productiva, puntualizó el Dr. Tomás Pulido, cardioneumólogo y subdirector de investigación clínica del Instituto Nacional de Cardiología.

Con el objetivo de brindar certeza y bienestar a los pacientes mexicanos que viven con HAP y HPTEC, en el marco del 13º Simposio Latinoamericano en HAP organizado por los laboratorios BAYER, se presentó el Protocolo Técnico para el Tratamiento de la Hipertensión Pulmonar, primer y único documento médico en su tipo en Latinoamérica, cuyo objetivo es estandarizar y homologar la atención y el tratamiento de la enfermedad en todos los sistemas de salud públicos y privados del país.

Este documento va dirigido principalmente a médicos cardiólogos, neumólogos, internistas, pediatras, etc. para orientarlos hacia un diagnóstico temprano y oportuno, al tratamiento y al seguimiento de los pacientes con la enfermedad tanto del grupo 1 HAP como del grupo 4 Hipertensión Pulmonar Tromboembólica Crónica, para que sin importar en que institución se atienda el paciente reciba el mismo tratamiento.

El pronóstico de salud en un paciente con Hipertensión Pulmonar es significativamente diferente al contar con tratamientos específicos, puede alcanzar una sobrevida de hasta 90% los primeros dos años de iniciar su administración, sin tratamiento disminuye en promedio 40% a dos años su calidad de vida destacó el cardioneumólogo.

Dentro de las ventajas de este protocolo se incluyen terapias innovadoras e intervenciones quirúrgicas, tanto de diagnóstico y tratamiento, que se encuentran apegadas a los más novedosos estándares y guías internacionales, incluyendo los medicamentos recientemente incluidos en el Compendio Nacional de Insumos para la Salud, para su aplicabilidad en el Sistema Nacional de Salud, para toda la población sin importar su derechohabiencia, comentó la Dra. Nayeli Zayas Hernández, médico intensivista con especialidad en Fisiología Pulmonar del Instituto Nacional Cardiología.

La estrategia actual para el tratamiento de los pacientes con HAP y HPTEC se puede dividir en 3 pasos fundamentales:

El enfoque inicial incluye medidas generales (actividad física y rehabilitación supervisada, embarazo, anticoncepción, terapia hormonal posmenopáusica, cirugía electiva, prevención de infecciones, apoyo psicosocial, adherencia a los tratamientos, asesoramiento genético y desplazamientos), terapia de apoyo (anticoagulantes orales, diuréticos, O2, digoxina), derivación del paciente a un centro especializado.

El segundo paso incluye el tratamiento inicial con fármacos aprobados para la HAP y la HPTEC de acuerdo con el riesgo pronóstico del paciente, el grado de recomendación y el nivel de evidencia de cada componente individual o de la combinación de componentes.

El tercer paso tiene relación con la respuesta al tratamiento inicial; si la respuesta es inadecuada, se propone la combinación de fármacos aprobados, a veces incluso cambio de medicamentos de la terapia inicial y finalmente en etapas avanzadas el trasplante pulmonar.

Este documento representa un logro después de 11 años de no actualizarse ninguna guía de tratamiento de HAP en México que esperaban médicos y pacientes, y coloca a México a la vanguardia mundial, al ser el primer y único documento en Latinoamérica que estandariza y homologa la atención médica en todas las instituciones de salud del país, a favor de los pacientes mexicanos tanto con HAP como con HPTEC, incluyendo por primera vez la atención pediátrica en un capítulo particular.