El Comando Indopacífico de Estados Unidos subrayó que los proyectiles del norte no representaron una amenaza para Washington ni para sus aliados. Los lanzamientos se suceden mientras aumentan los temores por la realización de lo que sería la primera prueba nuclear de Pyongyang en casi cinco años. Seúl asegura que, de realizarse, tendría que recibir una respuesta “inigualable”.

Un récord en cuanto a lanzamientos ilegales se refiere: al menos 36 en lo que va de 2022. Corea del Norte lanzó otros dos misiles balísticos de corto alcance desde la costa oriental del país. La información la dio a conocer el Ejército surcoreano, que monitorea constantemente la actividad de su vecino.

Los lanzamientos se suceden cuatro días después de un intercambio de disparos de advertencia entre el Norte y el Sur. A decir del primero, los dos lanzamientos son una manera de protesta contra las maniobras que se llevan a cabo entre Washington y Seúl, que considera como un ensayo para una posible invasión y los califica de provocativos.

El Comando del Indo-Pacífico de las fuerzas armadas estadounidenses reportó que los disparos norcoreanos no representaron amenaza alguna para su país y los aliados, al tiempo que subrayó el “impacto desestabilizador” de este tipo de acciones en la región.

En un comunicado, el Ministerio de Exteriores de Corea del Sur destacó que “el desarrollo nuclear y de misiles” del Norte “solo conducirá a fortalecer la cooperación en seguridad en la región y en el exterior”.

Este viernes, las fuerzas militares de Seúl, en conjunto con tropas norteamericanas, cerraban las maniobras nombradas ‘Hoguk22’. Las mismas presentan, según sus organizadores, un carácter disuasorio.

Pero estas no serán las únicas. El próximo lunes comenzarán las maniobras ‘Vigilant Storm’, que contarán con 240 aeronaves de combate, que realizarán un promedio de 1.600 salidas. Según afirmó la Fuerza Aérea de Estados Unidos, es la mayor cantidad de misiones que se ha organizado para este tipo de maniobras.

¿Corea del Norte prepara una nueva prueba nuclear?

El contexto se vuelve más complejo al acrecentarse los temores de que Corea del Norte realice una prueba nuclear, la primera desde 2017. Según la agencia de noticias EFE, imágenes satelitales muestran que Pyongyang lleva meses preparándose para este tipo de ensayo en su sitio de pruebas de Punggye-ri.

Según el presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, ya los preparativos para el ensayo nuclear fueron completados. Incluso Rafael Grossi, jefe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), afirmó la víspera que una probable séptima prueba nuclear por parte de Corea del Norte confirmaría el “avance a toda máquina de una manera que es increíblemente preocupante” de este programa.

Según Grossi, “todo el mundo está conteniendo la respiración” por el tema. “Más pruebas, por supuesto, significa que están refinando los preparativos y la construcción de su arsenal”.

El alto funcionario de la ONU manifestó además que la OIEA espera que esto no suceda, pero que las evidencias arrojan otro panorama.