La primera llamada a la policía de Itaewon, en Seúl, se produjo a las 18:34 hora local, varias horas antes de que ocurriera la mortal avalancha en la que murieron al menos 150 personas.

La persona que llamó al número de emergencia 112 de Corea del Sur dijo que estaban en la calle principal de Itaewon y que un callejón al lado del hotel Hamilton se estaba llenando peligrosamente.

“Ese callejón es realmente peligroso en este momento, la gente sube y baja, por lo que la gente no puede bajar, pero la gente sigue subiendo, van a ser aplastados”, dijo la persona que llamó.

“Apenas logré salir, pero está demasiado lleno. Creo que deberían controlar eso”.

El agente de policía preguntó a la persona que llamó si quería decir que el paso de la gente no fluía bien, que “se estaban aplastando y cayendo, y que iba a haber un enorme accidente”.

Sí, respondió la persona que llamó: “La situación es muy escalofriante en este momento”

Esa fue la primera de al menos 10 llamadas a la policía de Seúl durante tres horas del sábado.

Esa noche, dicen los residentes locales, la presencia policial fue totalmente inadecuada.

Fallas flagrantes

La creciente evidencia, los expertos y una serie de disculpas oficiales apuntan a fallas flagrantes.

Los funcionarios locales y la policía simplemente no estaban preparados para las multitudes que se habían reunido y una vez que estuvieron allí, lucharon para manejarlas.

El martes, el jefe de policía de Corea del Sur dijo que su respuesta a la emergencia fue “inadecuada”, en el primer reconocimiento de un funcionario de que no se hizo lo suficiente para evitar la tragedia.

Según algunas estimaciones, cientos de miles de personas habían descendido a Itaewon, lugar popular por su vida nocturna, para celebrar Halloween.

Fue un número sorprendente incluso para un vecindario que por lo general tiene aglomeraciones.

Jeong An-sook vive dos cuadras detrás de la calle principal de Itaewon, a unos 300 metros de donde ocurrió la avalancha.

Trató de salir entre las 21:00 y las 22:00 hora local, pero dijo que la multitud en su calle era tan densa que no podía moverse. Asustado, se retiró a su casa.

Itaewon es un barrio muy popular por su vida nocturna.

El dueño de un restaurante que regresó a casa a las 22:00 hora local dijo que ni siquiera podía salir de la estación de Itaewon porque estaba muy llena. Así que fue a una estación diferente y dio la vuelta a casa.

Otra mujer, empleada en una casa de cambio que vendía flores para que la gente las depositara en el santuario improvisado para las víctimas, indicó que vio a pocos agentes de policía; los voluntarios locales intentaron organizar a la multitud más temprano en la noche, dijo, no la policía.

También señaló que una asociación empresarial local solicitó ayuda a la policía la semana pasada para lidiar con las multitudes durante el fin de semana, pero no la obtuvo.

Ahora sabemos que hubo dos reuniones celebradas por el ayuntamiento local, Yongsan-gu.

La primera fue con la policía local, el jefe de la estación de metro local y la asociación de comerciantes locales el 26 de octubre.

Hubo una segunda reunión al día siguiente, solo entre los miembros del personal del ayuntamiento, para discutir cómo manejar las festividades de Halloween durante el fin de semana.

Según el sitio web del distrito de Yongsan, discutieron las medidas de cuarentena de covid, la inspección de los vendedores de alimentos, la seguridad en los grandes lugares y estaciones de metro, la recolección de basura y el estacionamiento ilegal.

La alcaldesa del distrito, Park Hee-young, declaró el 27 de octubre: “Este es el primer Halloween sin distanciamiento social en tres años. Haremos todo lo posible para garantizar la seguridad de los residentes, ya que nos preocupa la nueva propagación de covid-19, incidentes de drogas y otros accidentes”.