Las primeras colonias de la mariposa Monarcallegaron a tierras purépechas y mazahuas en Michoacán. La migración coincide con la celebración por Día de Muertos.

Según la tradición, los antepasados atribuían esta mágica y perfecta sincronía al retorno de los niños muertos, quienes eran representados por las mariposas.

En ese marco, comenzó la temporada para observar el espectáculo de la mariposa monarca en bosques del oriente de Michoacán. Estos insectos recorrieron 4 mil 500 kilómetros desde Canadá.

Los tres santuarios de la mariposa —El Rosario y dos más en Sierra Chinqua— estarán abiertos hasta el mes de marzo, informaron ejidatarios del País de la Monarca, al recordar que las primeras colonias de mariposas monarca comenzaron a llegar a los bosques de oyamel.

El fenómeno migratorio de la mariposa es considerado en el mundo como una maravilla de la naturaleza, pues el insecto realiza una larga y peligrosa travesía por Canadá, Estados Unidos y México.

Cada año, los santuarios son visitados por miles de turistas tanto nacionales como extranjeros, pues constituyen uno de los atractivos más importantes del país.

Al respecto, la Secretaría de Turismo de Michoacán señaló que en la temporada pasada, y aún con las restricciones por el covid-19, se registró una alta afluencia de turistas.

Mientras tanto, los ejidatarios de región oriente de Michoacán revelaron que existe aún tala del bosque en los santuarios de las mariposas monarca.

Con respecto a los códigos que se deben de respetar en los santuarios, destacan que está prohibido fumar, hacer ruido y llevarse mariposas vivas o muertas.

Cabe señalar que, desde tiempos inmemoriales, millones de mariposas llegan a los bosques de Michoacán.