En esta fuerte balacera registrada en Tamaulipas, resultó un niño de tan solo 3 años de edad herido por las balas 

México; miércoles 2 de noviembre del 2022.- Efectivos de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y presuntos miembros del Cártel del Noreste, célula escindida del cártel de “Los Zetas”, protagonizaron un enfrentamiento en la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo, en el estado de Tamaulipas.

El saldo del intercambio de balas, según los reportes locales, fue de al menos cuatro presuntos sicarios abatidos y un menor de 3 años que resultó herido en una pierna a causa de una bala perdida. Los primeros reportes se registraron aproximadamente a las 15:20 horas del pasado lunes 31 de octubre.

Las primeras detonaciones se escucharon en las inmediaciones de un mercado rodante ubicado en la colonia Hacienda Longoria, el cual a esa hora se encontraba concurrido y donde militares y presuntos pistoleros del CDN intercambiaron tiros frente a decenas de personas.

Entre la multitud se encontraba una familia en la que el padre tomó en sus brazos al hijo y se lo llevó hasta la pared más próxima para intentar protegerlo de las balas. Sin embargo, los padres del menor se dieron cuenta que su hijo de unos tres años había sido alcanzado por un proyectil en la pierna derecha.

El menor, según los diarios locales, fue llevado a un hospital cercano donde fue auxiliado y reportado como fuera de peligro.

A través de redes sociales varios usuarios compartieron los momentos en los que se escucharon detonaciones de arma de fuego en distintos puntos de la ciudad, concretamente en las colonias Militar, Buena Vista, Nueva Era y La Palacios.

En las redes sociales también circularon videos y grabaciones que permitieron escuchar los constantes balazos realizados por criminales y militares. En una de las grabaciones se puede escuchar a un persona exclamando: “Ya lo mataron”, sin embargo las imágenes no permiten observar a qué persona se refiere, si esta es un civil o un uniformado.

Presuntamente, en un momento dado, los sicarios intentaron huir de la refriea, alejándose a toda velocidad a bordo de sus vehículos, pero los efectivos de la Sedena los persiguieron y hasta la colonia Palacios.

Los soldados lograron interceptar dos presuntos vehículos del Cártel del Noreste, ambas camionetas Chevrolet Tahoe SUV, lo que desató un nuevo tiroteo que dejó, preliminarmente, pues de momento ninguna autoridad oficial se ha pronunciado al respecto, cuatro sicarios muertos (entre ellos una mujer) que vestían chalecos y equipo táctico.

Otro grupo de camionetas, presuntamente conducidas por más sicarios, lograron escapar de la zona del enfrentamiento. Medios de circulación nacional no mencionaron a qué organización delictiva pertenecían los sicarios, pero blogs como Frontera Al Rojo Vivo y cuenta de Twitter como La Voz del Pueblo afirmaron que se trató de miembros de la Tropa del Infierno, brazo armado del CDN, quienes se encontraban bajo el mando de un individuo identificado como “Comandante Milo”, quien supuestamente fue abatido.

Frontera Al Rojo Vivo incluso afirmó que los soldados del Ejército involucrados en el enfrentamiento eran de la división de fuerzas especiales “Dragones Urbanos”, quienes se encontraban haciendo reconocimientos terrestres en la colonia Nueva Era.

Una versión extraoficial indicó que un grupo de sicarios que circulaban en dos camionetas todoterreno recibieron la orden de distraer a los soldados para facilitar la huida de “El Milo” y sus guardaespaldas, quienes supuestamente habrían conseguido huir.

El Cártel del Noreste (CDN), desgajado de los antiguos Zetas, es considerado como la tercera organización criminal más grande de México, sólo por detrás del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cártel de Sinaloa.

El CDN, y su brazo armado “La Tropa del Infierno”, tiene el control de Nuevo Laredo y le disputan el territorio a otras organizaciónes como Los Zetas Vieja Escuela y el Cártel del Golfo.