Una madre de familia en búsqueda de su hijo, tornada en activista rastreadora de personas desaparecidas, fue asesinada la noche del pasado domingo en pleno centro de la población guanajuatense de Abasolo.

María Carmela, de 46 años de edad, había buscado a su hijo Óscar Zúñiga Vázquez, desaparecido el pasado 14 de junio, por lo que se había integrado al colectivo ‘Personas Desaparecidas de Pénjamo, Guanajuato’.

De acuerdo con la madre de la víctima, una mujer de 76 años de edad, identificada como María; dos sujetos a bordo de una motocicleta llegaron a su domicilio alrededor de las 20:30 horas del domingo para tocar la puerta.

Al abrir la puerta, María Carmela recibió disparos. El cuerpo de la madre buscadora quedó sin vida a la puerta de la vivienda localizada en la calle Leandro Valle de la zona centro de la ciudad de Abasolo, localizada a unos 30 minutos de Irapuato.

Los sicarios escaparon sin problemas. Poco más tarde se presentaron policías locales en la zona del crimen, seguidos de elementos militares del Ejército Mexicano y de la Guardia Nacional.

No me alcanzó la vida para encontrarte. En honor a mi buscadora Carmen que ha muerto en la lucha, por ella que se fue sin encontrar a su hijo, esta lucha es por ustedes”, destacó la página de Facebook del colectivo ‘Personas Desaparecidas de Pénjamo, Guanajuato’, horas después del asesinato.