La irresponsabilidad del presidente municipal de Santiago Ixcuintla, pone en peligro la salud de cientos de habitantes ya que la basura se queda pudriéndose en la calle, ocasionando malos olores y por supuesto, enfermedades.

Por: Miguel Ramírez 

Santiago, Ixcuintla, Nayarit; jueves 10 de noviembre del 2022.- Nuestra Constitución Federal, en su artículo 4, establece que toda persona tiene derecho a la protección de la salud, así como a un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar, obligando al estado a garantizar el respeto a este derecho.

Lo que significa que toda persona tiene derecho a un medio ambiente libre de basura y contaminación, tanto en el suelo como en el aire y el agua del área en donde nos desenvolvemos día con día.

Igualmente, nuestra Carta Magna, en su artículo 115, fracción III, incisos a y c, establece que los municipios tendrán a su cargo las funciones y servicios públicos de agua potable, drenaje, alcantarillado, tratamiento y disposición de aguas residuales, así como limpia, recolección, traslado, tratamiento y disposición final de residuos.

            Es decir, es obligación constitucional de los Ayuntamientos, recoger, trasladar, darle tratamiento y disposición final a los residuos que se generen en las localidades de su competencia, evitando con ello que se generen malos olores, plagas dañinas para el ser humano o enfermedades que se puedan generar por los mismos residuos sin tratamiento, ya que es de todos conocido, que la descomposición de los residuos domésticos propician el desarrollo de bacterias y microorganismos dañinos para la flora y fauna, así como para el ser humano.

Pues bien, por ignorancia o negligencia, el Ayuntamiento de Santiago Ixcuintla, Nayarit, que preside Eduardo Lugo López, ha propiciado la contaminación ambiental en diferentes poblados de dicho municipio, tal es el caso del poblado de Yago, esto debido a que no obstante ser su obligación el prestar el servicio de limpia, recolección, traslado tratamiento y disposición final de residuos, el señor presidente municipal junto con todo su cabildo, han marginado dicho poblado, al no prestarle el servicio de recolección de residuos domésticos, provocando que los pobladores se vean en la necesidad de tirar sus basura al aire libre, sin tratamiento alguno que evite la contaminación del medio ambiente, creyendo que por la desventaja económica, los pobladores de dicha localidad no pueden tener acceso a la justicia para reclamar sus derechos.

Ante la pasividad de las autoridades municipales, que en lugar de ocuparse de sus obligaciones constitucionales andan posando en fotos pal face, en eventos públicos, así como limpiando y pintando áreas públicas, olvidando las obligaciones que nuestra carta magna les impone, un vecino del poblado de Yago, municipio de Santiago Ixcuintla, Nayarit, al percatarse de la contaminación ambiental generada por el tiradero de basura realizado por sus convecinos y otras poblaciones, promovió un juicio de amparo, mismo que mediante resolución de fecha diecinueve de octubre del año dos mil veintidós, le fue concedido por un Jue Federal, para el efecto de que el ayuntamiento de Santiago Ixcuintla, Nayarit, preste el servicio de recolección de residuos domésticos y toda clase de basura en la localidad de Yago, Municipio de Santiago Ixcuintla, Nayarit, gestionando que la recolección se realice en días y horarios específicos, a efecto que los habitantes de dicha localidad, se encuentren enterados del servicio de recolección de residuos domésticos y toda clase de basura, así como se realice el traslado, tratamiento de la recolección, por lo que deberá vigilar que la disposición final de los residuos domésticos y toda clase de basura no contaminen el medio ambiente, llevando a cabo los trabajos y las gestiones necesarias para lograr tal fin.

Quedando pendiente que el ayuntamiento de Santiago Ixcuintla, Nayarit, por vergüenza o responsabilidad, acate la determinación del Juez Federal, o por el contrario, haciendo uso de recursos legales, dándole la razón a algunos medios de comunicación que le apodan el alcalde golondrino, quiera seguir evadiendo su obligación impuesta por nuestra Constitución Federal.