Mexicali, BC. Un hombre de origen ruso, en condición de migración, murió en su intento de cruzar a nado de Tijuana, México, a San Diego, California.

Los primeros informes indican que el migrante se internó en las aguas del Océano Pacífico con la intención de cruzar el cerco fronterizo que se extiende por más de dos kilómetros en el mar para dividir ambas naciones; sin embargo, no lo consiguió.

El cuerpo del extranjero, de unos 30 años, fue expulsado del mar en la costa de Imperial Beach, California, limítrofe con Playas de Tijuana, y tras ser encontrado, agentes de la Patrulla Fronteriza confirmaron el deceso.