Elementos de la Policía de Investigación de Delitos de la Fiscalía General del Estado y vecinos de la colonia Jardines de la Hacienda, en la capital de Querétaro, localizaron el cuerpo de una mujer sin vida y a su hijo viviendo con el cadáver.  

Los vecinos acudieron a la Fiscalía del Estado, para denunciar la desaparición de la señora Dolores “B” de 77 años de edad, pues tenían poco más de dos meses de no verla ni saber de ella y comenzaron a emanar del domicilio olores fétidos.

La Fiscalía inició la carpeta de investigación correspondiente y como parte de las indagatorias, elementos de la Policía de Investigación del Delito (PID), acudieron al domicilio de la mujer de 77 años, ubicado en Hacienda Buenavista número 216, justo en la lateral del Paseo Constituyentes.

Al llegar al domicilio, salió un hombre de aproximadamente 45 años de edad identificado con el nombre de Mario “N” quien dijo ser hijo de la mujer que estaban reportando cómo desaparecida, cuando los agentes le preguntaron que con quién vivía les respondió que con su madre, y al preguntarle por ella, él contestó que estaba dormida en su habitación.

Los agentes dialogaron con el hijo y al notar que caía en contradicciones, le solicitaron ingresar a la vivienda para constatar el estado de salud de su madre, pero el hallazgo fue localizar a la mujer adulta sin vida y en avanzado estado de descomposición.

De inmediato, el inmueble fue asegurado y se solicitó la intervención del personal de la Dirección de Servicios Periciales, para realizar las indagatorias correspondientes y levantamiento del cuerpo, para trasladarlo al Servicio Médico Forense, con la finalidad de realizar la necrocirugía de rigor, que determine la causa de la muerte así como la fecha exacta del deceso.

El hijo de la mujer fue detenido y trasladado a la Fiscalía del Estado, para continuar con las investigaciones y definir su situación legal, aún que vecinos afirmaron que padecía de algún trastorno mental desde que falleció su padre y desde meses atrás permanecía encerrado en su domicilio.