Un helicóptero eléctrico con rotores múltiples realizó su primer vuelo en tráfico aéreo convencional cerca de París el jueves mientras se prepara para vuelos comerciales a partir de 2024.

El avión de prueba Volocopter, que se asemeja a un gran dron con ocho rotores, despegó con un pasajero a bordo desde el aeródromo de Pontoise-Cormeilles en las afueras de París y dio vueltas brevemente mientras había otros aviones en las cercanías.

El CEO de la empresa alemana Volocopter, Dirk Hoke, dijo que en los próximos 18 meses preparará su nave para la certificación y dijo que espera lanzar vuelos comerciales cortos para 2024, cuando París celebre los Juegos Olímpicos de verano.

La compañía quiere que su avión de dos plazas finalmente surque los cielos de forma totalmente automatizada, con solo pasajeros a bordo, pero admite que todavía se necesita mucho trabajo en términos de infraestructura, integración del espacio aéreo y aceptación pública.

El piloto de pruebas Paul Stone dijo que el sistema digital fly-by-wire de la nave y los múltiples rotores hacen que sea mucho más fácil de volar que un helicóptero tradicional.

“En un helicóptero, cuando mueves un control, suceden tres cosas, y es como darte palmaditas en la cabeza y frotarte la barriga: es un ejercicio de coordinación. En esta aeronave le quitan toda esa dificultad, y son controles muy simples en cada eje, eso es lo que hace que sea más fácil volar”, dijo.

Valérie Pecresse, presidenta de la región de Ile-de-France alrededor de París, dijo que la región había brindado apoyo financiero para la iniciativa, ya que quiere que se realice aquí el primer vuelo de pasajeros en un avión de despegue y aterrizaje vertical.

“El desarrollo de la aviación a baja altura para la movilidad aérea urbana es una aventura llena de promesas”, dijo en un comunicado.