Las instalaciones fueron desalojadas para realizar la revisión del lugar

La amenaza de una presunta bomba originó una gran movilización de los cuerpos de emergencia y de las corporaciones de seguridad en el Congreso del Tamaulipas, cuyas instalaciones fueron desalojadas para realizar la revisión del lugar.

Desde el C4 se alertó que fue recibida la amenaza de una bomba antes del mediodía, con la advertencia de que detonaría en las instalaciones del Congreso del Estado.

Hubo dos versiones, una que se encontraba en el Pleno y otra que en la sala de Comisiones.

Al Congreso llegaron patrullas de la Policía Estatal, Policía Investigadora, Sedena y unidades de Cruz Protección Civil, así como del Cuerpo de Bomberos.

Todo el personal, tanto administrativo como los legisladores, fue desalojado a un costado del estacionamiento del Congreso y después ingresaron elementos con binomios caninos para realizar la inspección.

Durante la revisión surgió la versión que la llamada con la presunta amenaza de bomba se realizó desde el municipio de González, Tamaulipas. 

La presidenta de la Mesa Directiva del Congreso, Alejandra Cárdenas Castillejos (PRI), confirmó que no habría sesión este martes, “ya les dieron la instrucción al personal de que se retiraran”.

Y agregó: “Por lo pronto, no hay sesión el día de hoy”.