El presidente Andrés Manuel López Obrador analizó enviar una iniciativa que no requiera de las dos terceras partes del Senado, en caso de que se rechace la reforma electoral.

Es probable que yo envíe una reforma a la ley que no requiere de dos terceras partes, un Plan B (…) Es posible que sin violar la Constitución se pueda proponer en un aley o alguna reforma a la ley electoral de que se elijan a los consejeros y magistrados del Tribunal, que sea posible que no haya plurinominales”.

Es probable que yo envíe una reforma a la ley que no requiere de dos terceras partes, un Plan B (…) Es posible que sin violar la Constitución se pueda proponer en un aley o alguna reforma a la ley electoral de que se elijan a los consejeros y magistrados del Tribunal, que sea posible que no haya plurinominales”. 

​En La Mañanera desde Palacio Nacional, el Presidente recordó que lo mismo pasó con la reforma eléctrica, que era una reforma constitucional y que los conservadores votaron a favor de las empresas extranjeras y contra las empresas públicas, “porque así son”.

El jefe del Ejecutivo explicó que se seguirá la misma ruta que se utilizó para la ley eléctrica aprovechando la mayoría simple que posee Morena y sus aliados. En este sentido, reconoció que lo ideal sería hacer un cambio constitucional pero “los oligarcas no quieren la democracia”.

Es un asunto ya del congreso, pienso que deben de tratarlo y resolverlo porque yo sostengo que es algo que le conviene al país, tiene que haber democracia, aunque no lo quieran los mapaches, creo que es necesario que haya una auténtica democracia en México”.

Los cambios a la ley alcanzarían los principales puntos de la reforma constitucional como que consejeros y magistrados de los organismos electorales se elijan a través del voto popular, reducir el número de diputados y eliminar a los plurinominales, por ejemplo.

Para defender su Plan B, el Presidente aseguró que tiene encuestas en donde se demuestra que la población no quiere que se siga gastando un presupuesto excesivo en los órganos electorales o en salarios de los consejeros.

Porque constantemente estoy recogiendo los sentimientos del pueblo y además tengo encuestas de lo que quiere la gente, ni modo que ya se reunieron en Las Lomas en una mansión, se pusieron de acuerdo, dieron la instrucción a los legisladores y ya no pasó la reforma y a brindar con champaña ¡ganamos! No, no, no, no. Vamos a seguir luchando”, agregó.

Porque constantemente estoy recogiendo los sentimientos del pueblo y además tengo encuestas de lo que quiere la gente, ni modo que ya se reunieron en Las Lomas en una mansión, se pusieron de acuerdo, dieron la instrucción a los legisladores y ya no pasó la reforma y a brindar con champaña ¡ganamos! No, no, no, no. Vamos a seguir luchando”, agregó.

Por ello, el mandatario federal sostuvo que un cambio en las leyes electorales es conveniente para el país “aunque no lo quieran los mapaches”.

Dijo que se tiene que alejar de una vez la posibilidad de que exista fraude electoral porque eso es el fondo de la discusión actual en el país.

Eso y el que hayan perdido sus privilegios, el que ya no puedan robar porque son muy corruptos y con muy racistas y clasistas. Eso los trae molestos y quieren regresar por sus fueros y son capaces porque ya lo han hecho, de imponerse mediante el fraude. Entonces sí debe de resolverse lo de la iniciativa de reforma a la constitución para que haya democracia”, puntualizó.

Eso y el que hayan perdido sus privilegios, el que ya no puedan robar porque son muy corruptos y con muy racistas y clasistas. Eso los trae molestos y quieren regresar por sus fueros y son capaces porque ya lo han hecho, de imponerse mediante el fraude. Entonces sí debe de resolverse lo de la iniciativa de reforma a la constitución para que haya democracia”, puntualizó.