Posibles conatos de bronca o bronca explícita en la marcha del 27 de noviembre

Por Sergio Mejía Cano

Buenas y malas expectativas han generado el anuncio del presidente de México Andrés Manuel López Obrador (AMLO), de que encabezará una marcha el próximo domingo 27 del presente mes de noviembre. Buenas porque se espera que asista una gran cantidad de gente, y malas, porque los opositores especulan que habrá miles de acarreados y porque también se ha anunciado por parte de otros grupos opuestos a la actual administración, de que también marcharán.

El grupo denominado “FRENAA” que encabeza Gilberto Lozano, desde el momento que se anunció que el presidente adelantaría su informe que daría el 1 de diciembre por motivo de cumplir cuatro años de haber tomado cargo de la Presidencia de la República, y de que encabezaría una marcha el día 27 de noviembre, el señor Lozano apareció ante diversos medios informativos anunciando que su grupo ya tenía apartada esa fecha para una marcha y, además, otros grupos que supuestamente defienden al Instituto Nacional Electoral (INE), han afirmado que también marcharán ese día portando vestimentas con los colores rosa y blanco, lo que indica claramente que tal vez quieran sacar provecho de esta marcha.

Y he aquí lo malo del asunto, pues con la intromisión de otros grupos antagónicos a quienes apoyan a AMLO, podría generar conatos de bronca o bronca explícita por aquello de las confrontaciones al gritar unos a favor o en contra de unos y otros de los manifestantes, porque queda claro que podrían subir de tono los gritos de ofensa entre unos y otros hasta dar paso para dirimir sus diferencias a golpes.

En cuanto a la posibilidad de que haya acarreados, a lo largo de la lucha social emprendida durante varios años por AMLO, jamás ha ocupado de acarrear gente o al menos no se le ha comprobado que lo hayan llevado a cabo sus seguidores para congraciarse con él y así quedar bien. Y esto más bien rayaría en lo inadmisible, porque desde que comenzó su lucha social, los seguidores de AMLO sabían que posiblemente ningún gobierno en turno le haría caso, por lo que tal vez no tenía caso de invertir gastando en el acarreo de gente porque tal vez era echarle dinero bueno al malo.

Y hoy que es presidente de la República Mexicana, tampoco ha necesitado de acarrear gente, pues desde siempre ha quedado muy clara su gran aceptación en gran parte de la población que lo siguen o han seguido desde siempre.

¿Acaso AMLO ha necesitado acarreo de gente para llenar la Plaza de la Constitución, conocida también como el Zócalo la pasada noche del 15 de septiembre? Es obvio el que mucha gente piense en el acarreo de gente para estar presentes en marchas, mítines o plantones ya sea de apoyo o de protesta, ¿por qué? Pues precisamente por el hecho de que la hegemonía priista de más de 70 años, la idea de los acarreos que se dieron en las mejores épocas del PRI y hasta del PAN y el PRD, quedó muy arraigada en gran parte de la población y desde luego en los políticos que, sin ser abiertamente priistas, de todos modos, actúan como si lo fueran o hayan sido alguna vez.

No por nada, alguna vez dijo la sinaloense Tatiana Clouthier que de vez en cuando a la mayoría de los mexicanos nos salía a flote el priista que todos llevamos dentro, y esto porque con la dominación del PRI durante tantas décadas tanto a los políticos como a la mayor parte de los mexicanos, nos quedó sembrada la semilla del priismo, porque hasta el día de hoy, todo lo que han hecho, hacen y harán los políticos, será bajo el acuñamiento que nos heredó el PRI; y, si a esto le aunamos el hecho de que un priista nunca deja de ser priista, pues ¿qué se puede esperar de la mayoría, si no es que de todos lo políticos, viejos y jóvenes en sus acciones y funciones sin que dejaran de parecer hechas por el otrora partido aplanadora?

Así que si se llegara a generar algún tipo de enfrentamiento en la próxima marcha del domingo 27 de noviembre, lo más seguro es de que esto no saldrá de los grupos que apoyan a AMLO y su cuarta transformación, sino de grupos que, con tal de hacer la mosca chillar y tratar de enrarecer esta marcha, hagan provocaciones y generen algún tipo de violencia haciendo pintas y destrozos tal y como se ha acostumbrado últimamente por esos grupos que se autodenominan dizque anarquistas.

¿A quién le convendría más que se generaran actos violentos en esta marcha en cuestión? Pues a los grupos antagónicos a AMLO, para hacerlo quedar mal y presentarlo como represivo y vengativo ante los ojos de la opinión pública tanto nacional como internacional.

Sea pues. Vale.