El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, pidió una reunión urgente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas después de que Rusia haya intensificado este miércoles sus ataques sobre la capital ucraniana, Kiev.

El asesinato de civiles, la destrucción de la infraestructura civil son actos de terror. Ucrania sigue exigiendo una respuesta decidida de la comunidad internacional a estos crímenes”, ha manifestado el mandatario en su perfil oficial de Twitter.

Por su parte, el representante adjunto de Rusia ante la ONU, Dimitri Polianski, ridiculizó a Ucrania afirmando que la solicitud de Kiev se da porque el país vecino está “asustado” por los ataques sobre su infraestructura energética.

Así, Polianski lanzó un mensaje en su canal de la red social Telegram en el que denunció que Zelenski ha realizado su petición a través de un vídeo, rompiendo así las reglas de procedimiento del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

“El régimen de Kiev ha hecho un regalo maravilloso a los occidentales antes del Día de Acción de Gracias”, añadió con sorna el representante ruso, quien ha añadido que la Presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU ha fijado la reunión a las 16:00 horas (tiepo de Nueva York).

Las autoridades de Kiev han informado este miércoles de que al menos tres personas han muerto y seis han resultado heridas a causa de nuevos bombardeos llevados a cabo por las fuerzas rusas contra varios puntos del país, lo que ha provocado apagones y cortes en el suministro de agua potable en diversas zonas. Oleksii Kuleba, portavoz de las autoridades locales, ha alertado de que Rusia ha atacado infraestructura de vital importancia, así como el “sector residencial” de la ciudad, y ha expresado que existe el peligro de que estos ataques se repitan.