Maestros de la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE) provenientes de Guerrero llegaron a la CDMX el martes 22 de noviembre para instalar un plantón indefinido en el Zócalo y así exigir diálogo con la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El plantón fue declarado a las cuatro de la tarde luego de ocho días de camino ya que la movilización inició el pasado 14 de noviembre con una marcha por la autopista del Sol, en Chilpancingo.

Con la consigna que “no es cierto, nada está resuelto”, cerca de 800 maestros denunciaron el incumplimiento de los acuerdos que tuvo López Obrador con la Comisión Nacional Única de Negociación (CNUN) para “revertir las afectaciones e injusticias cometidas contra trabajadores de la educación en todo el país”.

Exigencias de los docentes

De acuerdo con información de Amapola Periodismo, el magisterio señala que cuando López Obrador estuvo en gira en el estado, le pidieron mediante un oficio un diálogo pero no los atendió.

Entre las demandas de los maestros de la CNTE y las razones por las que mantendrán el plantón en el Zócalo, destacan la instalación de las mesas de trabajo, la aprobación de la ley de la Unidad del Sistema para la Carrera de las Maestras y Maestros (USICAMM), jubilación digna, revalorizado del magisterio, la eliminación de la Unidad de Medida y Actualización (UMA) en el pago de pensiones y regresar al pago en salarios mínimo.

También demandan la entrega de uniformes y útiles escolares para alumnos de educación básica y por programas de alimentación y transporte, así como la reinstalación de profesores cesados.

En conferencia de prensa, el secretario general de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), Héctor Torres Solano, declaró que la movilización también es para exigir la reinstalación de la mesa de trabajo con López Obrador.

Los profesores de la CNTE son acompañados por padres y madres de los 43 normalistas de Ayotzinapa y diferentes organizaciones sociales.