De acuerdo a una fuente cercana a la pareja, ellos terminaron porque Soto le encontró algunos mensajes comprometedores a Irina; al final hubo violencia, afirma.

La relación entre Gabriel Soto e Irina Baeva ha dado mucho de qué hablar en las últimas semanas, pues varios rumores apuntan a que están separados.

Ahora, en el programa Venga la Alegría dieron a conocer los supuestos motivos por los cuales los famosos habrían decidido terminar su relación.

De acuerdo a periodista Gabriel Cuevas, hubo violencia en la pareja.

En el programa de espectáculos señalaron que una fuente cercana a los artistas les contó que llevan separados al menos cuatro meses. Gabriel Soto le habría encontrado mensajes a Irina de su ex novio Emmanuel Palomares y el actor estadunidense Britt George, a quien conoció en su estancia en Nueva York.

A la redacción de Venga la Alegría se comunicó una fuente, la cual asegura conocer la historia del romance entre Soto y Baeva. Esta fuente confirma que terminaron hace cuatro meses a raíz de que Gabriel comenzó a perder la confianza en la rusa ya que descubrió conversaciones de ella con su expareja Emmanuel Palomares y el actor que conoció en Nueva York, Britt George”, contaron en el matutino.

Cuevas destacó que Gabriel decidió separarse de Irina tras leer los chats. Asimismo, él llegó a sentir que ya no había tanta empatía y notó poco interés de ella con sus hijas, lo que, afirma, le causó una crisis antes de la boda.

Pero no son las únicas razones. La misma fuente afirmó que hubo violencia porque Irina no aceptó terminar con la relación.

Gabriel desde hace varias semanas ha decidido ya no estar cerca de Irina, por lo cual dejaron de vivir juntos en el departamento que fue su hogar y que se encuentra en la zona de Santa Fe, en la Ciudad de México, mismo que Soto decidió dejarle a Irina debido a que la relación comenzó a ser violenta, ya que el actor fue agredido en varias ocasiones por la rusa cuando este le dijo que ya no quería estar a su lado”, expresó Gabriel Cuevas.

Por último, afirmó que Soto buscó a su ex Geraldine Bazán para que lo apoye con el cuidado de sus hijas porque tiene pensando mudarse a una nueva casa ya sin la rusa.