El presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó la reunión del Gabinete de Seguridad en Veracruz, donde constató la tendencia a la baja en el robo de combustibles, tanto a nivel estatal como nacional. De los casi 80 mil millones de barriles que sustraían ilegalmente a diario, actualmente la desviación promedio es de 5 mil 600 millones de barriles, es decir, 92.2 por ciento menor.

El ahorro por la reducción de este ilícito, del 1 de diciembre de 2018 al 30 de septiembre de 2022, asciende a 231 mil 27 millones 143 mil 100 pesos, lo que equivale a 165 millones 19 mil 387 pesos diarios, puntualizó el mandatario.

En conferencia de prensa matutina dijo que ha disminuido considerablemente ese delito en Veracruz, donde se tiene registro de 53.6 millones de litros de combustible recuperados y 631 tomas clandestinas localizadas.

Expuso que Hidalgo es el estado con más tomas clandestinas, 5 mil 269, seguido del Estado de México con 2 mil 56, 916 en Puebla, 672 en Tamaulipas, 503 en Guanajuato, 405 en Baja California, 399 en Jalisco, 350 en Nuevo León y 330 en Tlaxcala. Las fuerzas de seguridad federales vigilan en todo el país casi tres mil kilómetros de ductos.

De acuerdo con información de las secretarías de Marina y de la Defensa Nacional, en noviembre de este año sumaban 3 mil 24 elementos en operaciones para el combate al mercado ilícito de combustible. Como resultado de las mismas se recuperaron 122 mil 810 litros, fueron descubiertas 171 tomas clandestinas, 11 vehículos se aseguraron y nueve personas están detenidas.

El jefe del Ejecutivo recordó que, tras la reforma a la Constitución impulsada por el Gobierno de la Cuarta Transformación, el llamado huachicol está tipificado como un delito grave.

“Aprovecho para decirle a mis paisanos de Veracruz que se cuiden, que son actividades ilícitas además muy peligrosas, (…) que cuidemos todos y que no se permita que esta actividad vuelva a tomar fuerza”, expresó.