Es muy necesario abrir la avenida México a la voz de ya

Por Sergio Mejía Cano

Como que ya se pasó de tueste el cierre de la avenida México, entre las calles Lerdo y Zaragoza, en pleno centro de la capital nayarita; el pretexto del cierre, se dice, es por la reparación de las torres de la Catedral, pero el problema estriba en que a simple vista no se ve que se le esté haciendo nada a dichas torres, a menos que sean trabajos internos los que debido a unas láminas que marcan el cerco que interrumpe la circulación de vehículos, no se dejan ver.

Este cierre de la avenida México desde luego que ha generado serios problemas al tránsito vehicular, pues dicha avenida es uno de los ejes de la ciudad que, junto con la avenida Insurgentes, son los ejes motores que facilitan el traslado de los tepiqueños hacia los cuatro puntos cardinales.

Obviamente que, por lo estrecho de las calles del Centro Histórico de Tepic, las rutas alternativas para desviar la circulación no son de lo más óptimas ni viables, pues dichas calles aledañas a la avenida México se saturan de tal manera que detienen mucho tiempo a los vehículos circulantes que por necesidad tienen que atravesar la ciudad de norte a sur y viceversa.

¿Qué acaso no sería mejor apuntalar firmemente los posibles daños a las torres de la Catedral, principalmente a la del lado norte que es que la que ve a simple vista que es la más dañada, para abrir la avenida México y evitar así las molestias a la ciudadanía que genera este tapón en pleno corazón de la ciudad? Es necesario que se haga algo; pero ya, pues las rutas alternativas no son de lo más adecuadas, pues se tiene que rodear mucho o tener que entretenerse con la saturación del tránsito vehicular y no nada más en las llamadas horas pico, sino prácticamente a todas horas del día. Claro que con la excepción de la madrugada.

Por ejemplo, la gente que viene del norte de la ciudad y que en línea recta por necesidad necesita trasladarse hacia el sur, podría torcer hacia la izquierda por la avenida Colosio (que ahora está en reparación) o la avenida Proyecto en su caso y proceder hasta la calle San Luis; sin embargo, en esa rúa la afluencia de vehículos es mucha debido a las personas que vienes también del lado norte. Y, ya una vez circulando por la calle San Luis, para volver a tomar la avenida México podría dar vuelta en la calle Hidalgo hacia el poniente, pero como se dice coloquialmente, ahí es donde la puerca torció el rabo, por la cantidad de vehículos tanto particulares como del servicio de transporte urbano, la detención es casi interminable, pues la mayoría de quienes conducen los vehículos pretenden retomar la avenida México.

Claro que en vez de tomar la calle San Luis, se podría seguir hasta la avenida Prisciliano Sánchez; pero esto significa ya un desvío prácticamente considerable y para lo mismo: tener que retomar la avenida México, ya sea por la Hidalgo, Morelos, la avenida Juárez o seguir hasta la Insurgentes, pero para el caso sería más entretención.

Y en caso de que esa gente proveniente del norte de la ciudad dé vuelta en la avenida Victoria, tendría que dar vuelta en la calle Durango, rúa que también se satura con el transporte urbano o seguir hasta la calle León que, por lo mismo de la situación vial se llena de vehículos o ya por no dejar, seguir hasta la avenida Juan Escutia para así, bajar por la avenida Allende hacia la México; pero ya el desvío y el tiempo se cargaron mucho para quien sea.

Y del sur de la ciudad hacia el norte, peor aún, pues ¿por dónde darle para no desviarse tanto? Porque seguir por la avenida México hasta la calle Lerdo, ya esta comprobado que en dicha calle y la Zacatecas se convierte un cuello de botella; así que no hay de otra que dar vuelta por la Allende hacia el oriente y así, en vez de tomar la calle Zacatecas, seguir hasta la Ures-Padre Mejía o a la Prisciliano Sánchez. Porque torcer por la Insurgentes hacia el poniente, ¿por dónde dar vuelta para retomar la avenida México después de Catedral? Por la calle Puebla, muy saturada, por la Querétaro igual o peor, quizás por la Oaxaca hasta la Allende y de ahí a la Juan Escutia hasta la Victoria, uf, queda claro que no hay de otra más que abrir la avenida México a la voz de ya.

En la capital nayarita no hay más movilidad de fondo más que la que permiten los ejes que son la avenida Insurgentes y la avenida México, ya que las calles aledañas en sí, no llevan a ningún lado al no tener un desfogue óptimo y de gran distancia. De sur a norte y de oriente a poniente, ¿cuál calle o avenida ayuda para salir?

Sea pues. Vale.