La influencer Mona hizo una transmisión en vivo donde explica que robaron su casa el sábado por la madrugada. Los delincuentes robaron una gran cantidad de dinero y joyas.

La influencer Mona y su novio Geros denunciaron en un live de Tiktok que el fin de semana pasado, sujetos irrumpieron en su casa por segunda vez, dentro de una unidad habitacional en León, Guanajuato, y robaron cerca de dos millones de pesos. La influencer Mona hizo una transmisión en vivo donde explica que robaron su casa el sábado por la madrugada, según explicó. Los delincuentes robaron una gran cantidad de dinero, perteneciente a su novio, al igual que joyas.

“Mi dinero mío es en banco, yo ya no tengo aquí. Para acabarla, el que sí tenía era Geros, porque a Geros le habían pagado unos carros que había vendido y gente que le debía le pagó […] Le robaron sus cadenas y, de dinero en efectivo, se llevaron dos millones de pesos”, comentó.

Por otra parte, Mona mostró el interior de su casa, donde se observan peluches, ropa, bolsas y demás objetos tirados, ya que los ladrones buscaron más objetos de valor para robar, declaró la influencer.

Esta es la segunda vez que entrar a robar la casa de Mona. De acuerdo con su denuncia en la transmisión en vivo, a mediados del 2022 también irrumpieron en su hogar en la misma unidad habitacional. Por lo cual, tanto ella como Geros, tienen sospechas de los culpables. “Yo le dije a Geros, ‘era obvio, que casualidad que los primeros, los mismos que se metieron la primera vez’. Porque qué casualidad que se metieron exactamente en nuestra casa y alrededor no, porque saben que aquí, a lo mejor ‘ah, los influencers’ o saben que tenemos dinero”, añadió.

Entre las principales hipótesis sobre cómo ingresaron a la casa de Mona y Geros a robar es que cortaron parte de una herrería que, al parecer, cubría un tragaluz del techo. Además, los delincuentes cortaron los cables del internet y se llevaron el módem.

Ante esta situación, Mona y Geros denunciaron el robo a su casa con las instancias correspondientes, pero antes, solicitaron los videos de las cámaras a los guardias de seguridad de la unidad habitacional. Sin embargo, se llevaron una amarga sorpresa. “Pinches guardias hablando por teléfono, dormidos”, comentó Geros. “Yo los grabé. De hecho, voy a subir historias, porque todos se pusieron bien perros; los voy a quemar a los ojetes porque dije, ‘no, esa gente no sirve’”, señaló.