Prefirieron decir no a su plaza de maestro que, irse a dar clases a las aulas 

Estos “angeltitos” tenían licencia con goce de sueldo de hasta 90 mil pesos mensuales 

Por Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit; jueves 12 de enero del 2023.- Renuncian los Montenegro a sus plazas de maestros en SEPEN, no pueden o no quieren regresar a las aulas a dar clases para desquitar el sueldo como el resto de los profesores que trabajan de sol a sol.

Esto es el inicio del fin del cacicazgo de esta familia que por años obtuvieron posiciones y prebendas no solo en el área de educación.

Durante el encuentro semanal con los medios de comunicación, el gobernador Miguel Ángel Navarro Quintero confirmó que el supuesto líder moral del magisterio, ex dirigente de la sección 20 del SNTE, ex Senador y diputado, 

“Si tengo la información que han renunciado dos personas, Gerardo Montenegro hijo   y  Gerardo Montenegro padre a sus plazas dentro de los SEPEN, mis respeto para las personas pero mi compromiso es total con la educación”, detalló el gobernador.

Y fue más allá al advertir que en Nayarit no se autorizará ninguna licencia injustificada, ya que había más de mil 500 comisionados, pero en este momento, ya no hay ninguno. 

“Había áreas totalmente ausentes como era la de los maestros de educación física y ya los hay e incluso supervisores de educación física, maestros de educación especial y para áreas destinadas a pueblos originarios y psicología”, lo que permitirá que haya ausentismo de profesores en las escuelas. 

Los prófugos del gis de Gerardo Montenegro y su hijo tenían licencias con goce de sueldo y lo angelitos cobraban de 80 a 90 mil pesos por no trabajar, detalló el Secretario General de Gobierno, Juan Echeagaray.

Presuntamente la renuncia se originó porque al ya no existir más licencia era su obligación de estar frente al aula como docentes, pero no lo quisieron.

“Era su obligación ir a la escuela donde estaba su base asignada, cumplir con su carga horaria frente al grupo, pero ellos tomaron una decisión de no hacerlo, renuncian a su plaza dentro del magisterio”, subrayó Juan Echeagaray.

Reconoció que ellos estaban “amparados” por unas licencias que el plazo venció el último día de diciembre del año pasado y a partir del primer día hábil de enero tendrían que presentarse a laborar “no se presentan, hacen valer su derecho de renunciar a su plaza.

Pero además, dicha licencia era con goce de sueldo que oscilaba de 80 a 90 mil pesos de sueldo, y estas cantidades ayuda a recapitalizar la hacienda pública del gobierno del estado.

Gerardo Liberato Montenegro Haro, el Junior de Gerardo del mismo apellido,  estaba comisionado al Centro de Actualización del Magisterio (CAM), era prófugo del gis con una sueldo superior  a los 30 mil pesos mensuales.

El CAM ha sido un refugio para todos los comisionados que no quieren volver a las aulas y se ha convertido en el “nido” de los achichincles del clan Montenegro.