La NASA informó que su telescopio espacial James Webb descubrió la existencia de un exoplaneta, llamado LHS 475 b, el primero que descubre desde que comenzó a funcionar en el espacio hace un año.

Un exoplaneta es un planeta que no orbita en torno al Sol, sino alrededor de otras estrellas.

Los investigadores dijeron que este exoplaneta es de un tamaño casi idéntico al de la Tierra -99% de su diámetro- aunque “algunos cientos de grados” más caluroso.

La agencia espacial estadounidense dijo que el LHS 475 b está a 41 años luz de distancia, en la constelación de Octans, lo cual es “relativamente cerca”, es rocoso y gira alrededor de su estrella “en solo dos días, mucho más rápido” que cualquier planeta del sistema solar, lo que implica que está mucho más cerca de esa estrella.

“No hay duda de que el planeta está allí. Los datos impecables de Webb lo validan”, dijo Jacob Lustig-Yaeger, uno de los directores del equipo de investigación, en un comunicado publicado el miércoles.

“Estos primeros resultados de la observación de un planeta rocoso del tamaño de la Tierra abren la puerta a muchas posibilidades futuras para estudiar la atmósfera de planetas rocosos con Webb”, agregó Mark Clampin, director de la División de Astrofísica en la sede de la NASA en Washington DC.

“Webb nos está acercando cada vez más a una nueva comprensión de los mundos similares a la Tierra fuera de nuestro sistema solar, y la misión apenas comienza”, sostuvo Clampin.

El James Webb es el único telescopio espacial operativo que puede caracterizar la atmósfera de planetas de tamaño similar a la Tierra, aunque los investigadores aún no saben si el exoplaneta descubierto tiene una, informó la NASA.