No se sabe cómo llegó la serpiente hasta los estantes de comida del supermercado.Una enorme sorpresa se llevaron las personas que se encontraban en un supermercado en las cercanías de Sídney, Australia, al ver que una gigante pitón Morelia Spilota, de tres metros de largo, se movía entre uno de los estantes del lugar.

Los australianos que presenciaron el momento se angustiaron al ver cómo la pitón se movía por la dispensa de comida de un supermercado, por fortuna una de las clientas del lugar, Helaina Alati, resultó ser una excazadora de serpientes y se ofreció para devolver el animal de tres metros a los matorrales cercanos.

“Por suerte, había una persona encantadora que estaba muy familiarizada con este tipo de especies y la cuidó”, señaló una de las testigos en diálogo con medios locales.Además, según contó Helaina, ella se encontraba en el pasillo donde están los condimentos “buscando algo para poner en mi pollo esa noche. Inicialmente no la vi, porque estaba acurrucada detrás de los pequeños frascos. Luego, me moví hacia la derecha y fue entonces cuando asomó la cabeza”, agregó la mujer en su relato.