VARSOVIA, 23 ene (Reuters) -Polonia declaró el lunes que pediría permiso a Alemania para enviar tanques Leopard a Ucrania, y que planeaba enviarlos tanto si Berlín estaba de acuerdo como si no, siempre que otros países también lo estuvieran.

El Gobierno de Kiev quiere que los tanques Leopard 2 de fabricación alemana, y uno de los tanques occidentales más utilizados, le ayude a franquear las filas del ejército ruso y recuperar territorio este año.

Alemania, que debe aprobar las reexportaciones de los Leopard, se ha mostrado reticente, recelosa de movimientos que pudieran provocar una escalada por parte de Moscú, y afirma que otros países de la OTAN aún no han solicitado formalmente enviarlos.

La ministra de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, dijo el domingo que su Gobierno no se interpondría en el camino de Polonia.

El lunes, el jefe de la diplomacia de la Unión Europea, Josep Borrell, afirmó que Alemania no bloqueaba la exportación de los carros de combate. Pero el llamamiento de Varsovia a una coalición indicaba que cualquier transferencia estaba aún lejos.

Los aliados occidentales se han comprometido a enviar miles de millones de dólares en nueva ayuda militar a Ucrania en los últimos días: el lunes, los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea acordaron liberar su último tramo, por valor de 500 millones de euros (545 millones de dólares), dijeron funcionarios.

Pero tanto en las conversaciones de la UE del lunes en Bruselas como en la reunión de ministros de Defensa occidentales de la semana pasada en Alemania, la cuestión de los carros de combate dominó las discusiones.

“En este momento no hay buenos argumentos por los que no se puedan proporcionar carros de combate”, declaró el ministro letón de Asuntos Exteriores, Edgars Rinkevics. “El argumento de la escalada no funciona, porque Rusia sigue escalando”.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, cuyo país es vecino de Ucrania, dijo el lunes que Varsovia pediría permiso a Alemania para reexportar tanques a Ucrania.

Sin embargo, añadió: “Incluso si no obtuviéramos esta aprobación… seguiríamos transfiriendo nuestros tanques junto con otros a Ucrania. La condición para nosotros en este momento es construir al menos una pequeña coalición de países”.

Se cree que tanto Ucrania como Rusia están planeando ofensivas para primavera con el fin de desbloquear lo que se ha convertido en una guerra de desgaste en el este y el sur de Ucrania, a medida que se acerca el primer aniversario de la invasión rusa.

Por su parte, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, se enfrenta a un escándalo de corrupción que podría frenar el entusiasmo de Occidente por su Gobierno.