La cantante murió tras ser trasladada de urgencia a un hospital de California luego de sufrir un paro cardíaco

La fallecida cantante Lisa Marie Presley ya descansa cerca de su padre Elvis, el “rey” del rock n’ roll, en su legendaria casa de Graceland, en Tennessee, donde cientos de fans y familiares se reunieron el domingo para despedirla.

Desde el amanecer, una larga multitud hizo cola para asistir al servicio fúnebre en Memphis. Muchos llevaron flores o fotos de la cantante fallecida a los 54 años el 12 de enero.

La ceremonia debía culminar con una procesión hasta el “Jardín de la Meditación” de Graceland, donde se encuentran las tumbas de Elvis Presley, de varios miembros de su familia y ahora de Lisa Marie, su única hija con la actriz Priscilla Presley.

En un escenario donde se imponía una foto de la difunta, el cantante de Smashing Pumpkins, Billy Corgan, y luego Alanis Morissette y Axl Rose, líder de Guns N’ Roses, le rindieron homenaje. Un coro cantó música gospel.

“El luto es el precio del amor”, dijo la duquesa de York, Sarah Ferguson, amiga de Lisa Marie Presley, atribuyendo sus palabras a la reina de Inglaterra Isabel II, fallecida el 8 de septiembre.

La cantante murió tras ser trasladada de urgencia a un hospital de California luego de sufrir un paro cardíaco. 

La residencia de Graceland, donde Elvis Presley fue encontrado inconsciente el 16 de agosto de 1977, antes de ser trasladado al hospital y morir a los 42 años, se tornó en un lugar mítico.

Fue transformada en un museo que es visitado a diario por turistas y admiradores. Fue dirigido por Lisa Marie Presley hasta su fallecimiento.

Lisa Maria Presley tuvo cuatro maridos, entre ellos Nicolas Cage y Michael Jackson, y cuatro hijos. Publicó tres álbumes en su carrera, sin el éxito de su padre, uno de los artistas más famosos de todos los tiempos.

Sus restos descansarán junto a los de su hijo, Benjamin Keough, que se suicidó en 2020.