López Obrador también se pronunció en contra del encarcelamiento del ex presidente de Perú, en el marco de la VII Cumbre de Jefas y Jefes de Estado de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

En su participación, a través de un mensaje grabado, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador llamó a sus homólogos asistentes a la VII Cumbre de Jefas y Jefes de Estado de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), a profundizar la integración en la región y a pronunciarse en contra del encarcelamiento del ex presidente de Perú, Pedro Castillo, a quien se les acusa de intento de golpe de estado.

Calificó esa detención ocurrida el pasado 7 de diciembre como una infamia que ha ocasionado una serie de protestas reprimidas por el actual gobierno de Dina Boluarte.

No debemos de dejar solo al pueblo hermano del Perú, fue una infamia lo que hicieron con Pedro Castillo y la forma en que se está reprimiendo al pueblo. Hay que suscribir conjuntamente un comunicado para exigir que cese la represión, que se abra el diálogo, que sea el pueblo el que decida en democracia, es decir, en elecciones limpias, libres sobre el destino del Perú. No al autoritarismo y la libertad a Pedro Castillo, porque está injustamente encarcelado”, aseveró.

Reiteró su propuesta de integrar a toda América como ocurre con la Unión Europea.

“(Aunque)estamos con algunas diferencias de tipo político, ideológico coincidimos en lo fundamental, en luchar en favor de nuestros pueblos.

“Son mucho más las cosas que nos unen que las que nos separan”, subrayó.

El presidente López Obrador anticipó que las resoluciones que se adopten en esta reunión serán apoyadas por México.

La Cumbre se desarrolla en Buenos Aires, Argentina, con la presencia de al menos la mitad de los 33 mandatarios de la región, entre ellos, Alberto Fernández como anfitrión; Luiz Inacio Lula Da Silva de Brasil; Miguel Díaz Canel de Cuba, Xiomara Castro de Honduras; Luis Lacalle de Uruguay, Gabriel Boric de Chile, Gustavo Petro de Colombia y el canciller mexicano Marcelo Ebrard, que acude en su representación.

DEMOCRACIA Y ULTRADERECHA 

Sin la presencia de los presidentes de México, Venezuela, Perú, Panamá, Nicaragua, Guatemala y Ecuador, entre otros, arrancó este martes en Buenos Aires la VII Cumbre de Jefes y Jefas de Estado de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Al dar la bienvenida, el presidente argentino, Alberto Fernández, destacó el regreso de Brasil a este organismo y en particular la asistencia de Luiz Inacio Lula Da Silva.

“Sin duda, es muy importante, porque una CELAC sin Brasil es mucho más vacía y hoy su presencia nos termina de completar”, agregó.

Fernández reconoció que América es el continente con mayor desigualdad en el mundo en donde se recrudecen problemas de pobreza y a consecuencia del cambio climático.

Debemos de una vez por todas encarar un proceso que nos lleve hacia la igualdad y hacia la justicia social en nuestras naciones y para eso debemos trabajar unidos porque es mucho más fácil lograr esos resultados trabajando juntos en un mundo donde la globalización existe que seguir haciéndolo separados”

El presidente Fernández evitó referirse a lo ocurrido en Perú, aunque sí advirtió de los riesgos que representan los movimientos de ultraderecha para la democracia en America Latina y puso como ejemplo lo ocurrido recientemente en Brasilia, Bolivia tras la renuncia de Evo Morales y en la propia Argentina con el atentado a la vicepresidenta Kirchner.

“Y lo que tenemos que hacer es trabajar para garantizar y fortalecer la institucionalidad de la región. Creemos en la democracia y la democracia está en riesgo, después de la pandemia hemos visto que los sectores de ultraderecha se han puesto de pie y están amenazando a cada uno de nuestros pueblos y no debemos permitir que esa derecha recalcitrante y fascista ponga en riesgo la institucionalidad de nuestros pueblos”

También, criticó los bloqueos económicos a Cuba y Venezuela por parte de Estados Unidos, que dijo, representan una sanción no a los gobiernos sino a los pueblos.