La legisladora demócrata habría llamado a sacerdotes para “limpiar la casa” tras el ataque a su esposo en octubre pasado.

La legisladora y exlíder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, llamó a sacerdotes católicos para realizar un exorcismo en su casa de San Francisco tras el ataque contra su esposo Paul al interior de su casa en octubre pasado, informó su hija Alexandra Pelosi al diario The New York Times. 

Creo que eso pesó mucho en su alma. Creo que se sintió realmente culpable. Creo que eso realmente la rompió”, dijo Alexandra Pelosi en entrevista con el diario estadunidense. “Durante el Día de Acción de Gracias, ella hizo que vinieran sacerdotes, tratando de hacer un exorcismo de la casa y tener servicios de oración”.

Paul Pelosi fue atacado violentamente dentro de la casa de su esposa en San Francisco el 28 de octubre. Sufrió varias lesiones que requirieron cirugía después de que un hombre, identificado como David DePape, supuestamente irrumpiera en su casa buscando a Nancy, según la denuncia penal federal.

Un investigador de San Francisco testificó que DePape dijo que había “maldad en Washington” y que quería dañar a Pelosi porque era la segunda en la línea de la presidencia. Según los informes, DePape también era propenso a seguir teorías de conspiración. Poco después del ataque, Pelosi anunció su decisión de renunciar como líder de los demócratas en la Cámara de Representantes.

El hecho de que me persiguieran y luego lo golpearon (nos marcó)”, dijo Alexandra Pelosi, luciendo afligida, pero destacando la fe católica de su madre. “(Mi mamá, Nancy) es una persona fuerte, atlética. Esto ha sido difícil. Pasarán unos tres o cuatro meses más antes de que realmente vuelva a la normalidad”.

Alexandra, siempre la identificación del superyó de su madre, fue más contundente: “Creo que eso pesó mucho en su alma. Creo que se sintió muy culpable. Creo que eso realmente la rompió. un exorcismo de la casa y tener servicios de oración”.

Un exorcismo puede no ser tan fuera de lo común como algunos piensan. Según la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos , un exorcismo es “una forma específica de oración que la Iglesia usa contra el poder del diablo”. Sin embargo, la conferencia describe que los exorcismos se usan principalmente con “personas afligidas”, por lo que no estaba claro cómo se realizaba en la casa.