Se observa una ballena jorobada con dificultades para respirar y a un par de personas intentando, inútilmente, devolver al animal al mar.

Una ballena varada quedó al descubierto al bajar la marea en la playa de Chipehua, en Salina Cruz, en la región del Istmo de Tehuantepec.

El hallazgo llamó la atención de curiosos, quienes se tomaron fotografías y lo publicaron en redes sociales.

Sin precisar la fecha del hecho, se observa una ballena jorobada con dificultades para respirar y a un par de personas intentando, inútilmente, devolver al animal al mar, sin técnica, y evidente desconocimiento de las causas que llevaron al cetáceo a encallar en la arena.

Ante la difusión de las imágenes, la Red de asistencia a ballenas enmalladas (Raben) comentó que se pudo tratar de un ejemplar rezagado, esto porque la temporada de ballenas 2023 en la costa de Oaxaca, comprendió de diciembre a abril.

“Las ballenas son mamíferos marinos de sangre caliente que pueden tolerar las temperaturas frías del agua, no así las aguas calientes, como ocurre en este mes en gran parte del Pacífico”.

Explicó que las ballenas usan la grasa como una capa de aislamiento para ayudar a mantener la energía y el calor cuando se sumergen en profundidades frías o viajan a aguas frías como en Alaska.

De acuerdo con la organización ambientalista, “una ballena sana no tolera temperaturas superiores a los 40 grados, como hoy en día se registran en gran parte del territorio oaxaqueño”.

Finalmente, tampoco descartó que se trate de una ballena enferma o “cansada”, por distintos factores.

Cada año, miles de ballenas jorobadas emprenden un viaje épico de más de 5 mil kilómetros desde las frías aguas de Alaska, Oregón y Canadá hasta llegar a las aguas tropicales de la costa del Pacífico Mexicano, donde se reproducen y dan a luz a sus crías. 

Huatulco, es una zona reconocida oficialmente para la observación de ballenas como actividad turística en la temporada que comprende de unos cinco meses, a partir de diciembre, e involucra a los pescadores a usar buenas prácticas de pesca para ofrecer a las ballenas seguridad en su paso por el litoral oaxaqueño.