La Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León urgió a las autoridades penitenciarias garantizar el acceso al tratamiento médico de los internos

Ante la presencia de casi 60 casos de reos enfermos de tuberculosis en los penales del estado, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León urgió a las autoridades penitenciarias garantizar el acceso al tratamiento médico de los internos, así como campañas sobre la transmisión y prevención del padecimiento.

A través de un comunicado, la CEDHNL indicó que la Tercera Visitaduría General ha conocido de ocho casos de expedientes de queja de personas privadas de la libertad que tienen un diagnóstico relacionado con la tuberculosis y adicionalmente se tiene conocimiento que en los Centros de Reinserción Social 1, 2 y 3 se encuentran 56 personas con diagnóstico positivo de la enfermedad.

El organismo de Derechos Humanos en el ejercicio de su labor de observar la garantía del derecho humano al acceso a la salud, en particular de los grupos poblacionales en situación de mayor riesgo de vulnerabilidad, emitió una solicitud de seguimiento a los casos, solicitando considerar la información difundida por la Organización Internacional Médica y Humanitaria “Médicos Sin Fronteras”, relativa a la urgencia de mejorar el tratamiento de esta enfermedad resistente a fármacos”, indicó el escrito.

El documento advierte el riesgo que pueden implicar el periodo de duración de los procesos administrativos en los centros penitenciarios para el acceso a los servicios de salud.

Pudiendo representar un perjuicio para el estado del paciente, en consecuencia solicita un plan de actuación en convergencia con las autoridades estatales o federales competentes para garantizar en todo momento el acceso a la responsabilidad del estado en la salvaguarda del bienestar de las personas en situación de detención”, resaltó.

Además, solicita la realización de campañas de difusión sobre la tuberculosis farmacorresistente, sus síntomas, formas de transmisión , prevención y tratamiento.