Tepic, Nayarit a 13 de junio del 2020.- En la ciudad de Mexicali, Baja California, la familia de una mujer que murió por COVID-19, estaba a punto de enterrarla, cuando se llevaron la sorpresa de que el ataúd estaba vacío, luego de que los sepultureros les advirtieron que la caja no pesaba.

Al abrir el ataúd, los familiares comprobaron que el cuerpo de María Eva Villegas Chávez no estaba, por lo que se comunicaron a la funeraria San José para exigir una explicación. Quienes respondieron que efectivamente el cuerpo se había quedado en el negocio y se los mandó en una carroza. Tras recibirlo, los familiares comprobaron que se tratara de su familiar y metieron el cuerpo al ataúd vacío para, ahora sí, darle santa sepultura.

Evidentemente el hecho causó la molestia de los familiares, pues fue hasta el momento del entierro que descubrieron que el cuerpo de la víctima de coronavirus no estaba.

“Sé que todos cometemos errores, pero no chinguen, se le dio una misa, una bendición, a punto de enterrarla el cajón estaba vacío”, expresó Miriam, nieta de la víctima. Agregaron que antes de partir al panteón, llevaron al ataúd a recorrer por afuera la casa de la víctima, sin saber que estaba vacío.

Funeraria san jose un fraude total nos dieron un cajon vacio si alguien muere un familiar x covid exijan ver el cuerpo…

Posted by Miriam Negrete F on Tuesday, June 9, 2020