Tener sangre tipo A se asocia a un 50 % más de riesgo de necesidad de apoyo respiratorio

México. Viernes 19 de junio del 2020.- La información genética puede ser clave para determinar qué tan vulnerable es una persona a desarrollar formas graves de covid-19, señala un estudio recién publicado en la New England Journal of Medicine.
“Investigaciones previas habían indicado que factores como la edad y enfermedades crónicas como la diabetes e hipertensión, así como la obesidad, aumentan el riesgo a desarrollar casos graves de covid-19.
“Sin embargo, este estudio demuestra la posibilidad de identificar personas más vulnerables al desarrollo de enfermedad grave con insuficiencia pulmonar por el coronavirus según sus características genéticas, lo que posibilita identificar grupos de riesgo que necesiten una protección especial y diseñar tratamientos personalizados”, señala una nota publicada en el sitio web del Instituto de Salud Carlos III de España (ISC), uno de los coparticipantes en la investigación.
Los científicos se propusieron responder a la pregunta de por qué algunas personas son asintomáticas o presentan cuadros leves mientras otras desarrollan cuadros de gravedad al ser infectadas por el virus SARS-COV-2.
“Hemos buscando la respuesta en los genes y hemos encontrado una fuerte asociación entre ciertas variantes genéticas en los cromosomas 3 y 9 y la gravedad de la enfermedad causada por el coronavirus”, destacan los participantes.
Así, por ejemplo, tener sangre tipo A se asocia a un 50 % más de riesgo de necesidad de apoyo respiratorio, mientras que pertenecer al grupo O confiere un “efecto protector” frente al desarrollo de insuficiencia respiratoria, indica la investigación.

Características genéticas

El estudio internacional describe que la vulnerabilidad de ciertas personas al desarrollo de formas clínicas graves en la infección por coronavirus puede estar influida por sus características genéticas.
La investigación indica que variantes de dos regiones del genoma humano se asocian con un mayor riesgo de desarrollar fallo respiratorio en pacientes con infección por SARS-COV-2.
Una de ellas, señala la nota del ISC, se localiza en el cromosoma 3 y puede afectar a la expresión de genes que favorecerían la entrada del virus, así como la generación de la denominada ‘tormenta de citoquinas’, una respuesta descontrolada del sistema inmunológico que agrava el pronóstico.
La segunda región se localiza en el cromosoma 9, en concreto en el gen que determina el grupo sanguíneo del sistema ABO, detalla.
“En este sentido, los datos muestran que tener el grupo sanguíneo A se asocia con un 50% más de riesgo de necesidad de apoyo respiratorio en caso de infección por el coronavirus.
“Por el contrario, poseer el grupo sanguíneo O confiere un efecto protector frente al desarrollo de insuficiencia respiratoria (35% menos de riesgo). Resultados preliminares de este estudio se habían publicado a principio de mes”, destaca el ISC.
El trabajo contó con la participación del Consorcio de Investigación Biomédica en Red del ISC, dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación del Gobierno de España, así como de científicos de diferentes hospitales de ese país y de Lombardía, epicentro de la pandemia en Italia. Lo coordinaron genetistas de Noruega y Alemania.