Nayaritas señalan que es más que nada una medida recaudatoria del gobernador, Antonio Echevarría García, porque se acabó el dinero que debería de estar destinado al pago de salarios y prestaciones decembrinas de miles de burócratas

Por: Javier Rojo Fregoso
Tepic, Nayarit.- sábado 27 de noviembre del 2020.- A pesar de no haberle acercado ningún tipo de apoyos por la contingencia del Coronavirus en Nayarit al pueblo que dice representar, el gobernador del estado, el comerciante panista Antonio Echevarría García, ordenó a su tío agachón, líder del Congreso, Polo Domínguez, que junto con los diputados aprobara sin corregirle ninguna palabra la iniciativa donde el uso del cubrebocas en Nayarit es obligatorio.

Leopoldo Domínguez González. Líder del Congreso


El gobernador ordenó que se sancionara a las personas que no porten el cubrebocas, con mil 700 pesos y detención de 36 horas.
Entre las disposiciones se prevé sancionar a quienes además de no portar cubrebocas, desestiman el uso de gel desinfectante para manos, eviten la sana distancia, además de toser o estornudar sin cubrir la cara; escupan en vía pública y demás disposiciones.
La disposición también involucra a las autoridades para reforzar medidas de información comunitaria que generen empatía entre las personas con el fin de conservar la salud pública y generar conciencia sobre el contexto.


Si el infractor o infractora es jornalera, obrera o trabajadora no podrá ser sancionada con multa mayor del importe de su jornal o salario de un día y tratándose de personas trabajadoras no asalariadas, la multa no excederá del equivalente a un día de su ingreso.
Hay quienes opinan que el gobernador ya no cuenta con recursos económicos para enfrentar los pagos de fin de años que tiene que cumplir en favor de los trabajadores de la Educación, de la salud y sin olvidar a todos los más de seis mil burócratas activos y otros tres mil pensionados y jubilados, así como otros trabajadores que están de confianza, por eso pretende multar a todos los ciudadanos que no porten el cubre bocas para poder tener algo de dinero sonante y constante para pagarle a los miles de trabajadores que tiene la nómina estatal.