El titular de la UIF aseguró que no hay explicación para el surgimiento de grupos delictivos sin la aquiescencia de gobiernos municipales o el apoyo de los espacios estatales de poder, por ese motivo se cambió de estrategia, atacando las estructuras financieras de delincuencia organizada o corrupción política

México; sábado 5 de diciembre del 2020/agencias.- Acciones emprendidas por el actual gobierno permitieron enfrentar la estructura financiera de varias de las principales organizaciones criminales que operan en México. Se trata de un cambio “radical” en el combate a la delincuencia organizada, respecto de lo hecho anteriormente, cuando se atacaba al narcomenudeo y al sicariato, expresó Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).
“Encontramos que había una política de combate a la delincuencia organizada basada en la persecución de los líderes y, en alguna medida a nivel local, en el ataque a los narcomenudistas y a los sicarios”, sostuvo en una entrevista con La Jornada. Sin embargo, precisó, no había una política para desmantelar las estructuras financieras de los grupos delictivos.
“Hoy la posición del Presidente es muy clara: necesitamos generar un tránsito hacia la paz sin caer en nuevos actos de violencia. Y la única forma de hacerlo es atacando al sicariato, por supuesto, pero se requiere atacar la corrupción política que protege a los grupos delincuenciales, sobre todo en los ámbitos locales.
“No se puede explicar el surgimiento de grupos delictivos en Tamaulipas, Guanajuato o Michoacán sin la aquiescencia de gobiernos municipales o el apoyo de los espacios estatales de poder.
“Lo mismo hay que atacar la corrupción judicial, ministerial y policial que le da cobijo jurídico, un halo de defensa a partir del no ejercicio de la acción penal, y los juicios de suspensión en materia de amparo a los delincuentes.”
Nieto Castillo apuntó: “ese es el nuevo enfoque que tiene la UIF, utilizar la inteligencia financiera para desmantelar a las estructuras financieras de grupos delictivos, llámese delincuencia organizada o corrupción política.