En un ejemplo más del agitado traspaso de poder en Estados Unidos, el presidente saliente, Donald Trump, emitió este lunes un decreto que fue rápidamente corregido por la portavoz del presidente electo, Joe Biden

Por: Agencias
20 enero 2021
El resultado: durante menos de media hora, parecía que se rescindían las restricciones de entrada a Estados Unidos de los extranjeros que hayan estado en Brasil, Reino Unido, Irlanda o uno de los 26 países del espacio europeo Schengen en los 14 días previos a su viaje.
Así lo resolvió Trump en un decreto que firmó este lunes y que establece que el levantamiento de las restricciones entra en vigor el 26 de enero, seis días después de la investidura de Biden.
El decreto mantiene el veto a los extranjeros procedentes de China e Irán. “Esta acción es la mejor forma para continuar protegiendo a los estadounidenses de la covid-19 al tiempo que se permite que los viajes se reanuden de manera segura”, señaló Trump en un comunicado difundido por la Casa Blanca. Psaki comunicó a través de Twitter el país mantendrá las citadas restricciones de entrada por considerar que este no es el momento para suavizarlas.
Estados Unidos impuso las restricciones a los extranjeros procedentes de los países europeos mencionados en marzo. El veto a los viajeros extranjeros procedentes de Brasil se aprobó en mayo.
“Siguiendo los consejos de nuestro equipo médico, el gobierno no tiene la intención de levantar estas restricciones el 26 de enero”, tuiteó Psaki inmediatamente después de la emisión del decreto de Trump.
“De hecho, planeamos reforzar las medidas de salud pública en torno a los viajes internacionales para mitigar la propagación de la covid-19”, precisó.
Psaki señaló que con el surgimiento de variantes más contagiosas por todo el mundo, “este no es el momento para levantar las restricciones de los viajes internacionales”.
Hasta que Biden pueda actuar, prima el decreto firmado por Trump
PCR negativas
La fecha para el levantamiento de las restricciones, el 26 de enero, es el mismo día en el que Estados Unidos empezará a exigir una prueba de coronavirus negativa o una prueba de haberse recuperado de la enfermedad a los viajeros extranjeros.
La PCR negativa tendrá que haber sido realizada en las 72 horas anteriores al viaje.
Los CDC recomiendan que los viajeros se vuelvan a hacer una prueba de tres a cinco días después de su llegada y que se queden en casa al menos por siete días.
Hasta este lunes 18 de enero, Estados Unidos había reportado más de 24 millones de casos de covid-19 y se acerca a las 400.000 muertes.