En muchas parte del país, familiares tienen que esperar hasta medio mes para incinerar a su ser querido, los panteones están llenos y hay escasez de ataúdes

México. Lunes 25 de enero del 2021. (Agencias).- Muchas ciudades del país enfrentan saturación y retrasos en los servicios funerarios ante el alza en los decesos por coronavirus.
Hornos encendidos día y noche por el aumento en cremaciones, esperar semanas para incinerar a un familiar e incremento de precios se registran en Nuevo León, Jalisco, Edomex, Veracruz, Querétaro, Hidalgo, Morelos, Guanajuato, Guerrero, Tlaxcala, Coahuila, Baja California, Oaxaca y Puebla.
El panteón municipal de Pachuca reporta 500% más demanda de servicios. En Monterrey las funerarias pasaron de dos a 15 cremaciones diarias. En Querétaro hay que esperar medio mes para incinerar a un ser querido. “Estamos colapsados”, dicen empresarios del sector. En Córdoba los deudos tienen que acudir a otros estados para cremar a sus difuntos.
En Cuernavaca, estos servicios están saturados porque reciben cuerpos foráneos.
Las funerarias en Veracruz prevén escasez de ataúdes por la alta demanda y contratan a más personal para cumplir con sus servicios. En Oaxaca, Huamantla y Acapulco, las autoridades están recuperando fosas y abren más.
Si no tienes a que salir, no salgas de tu casa, no te arriesgues a contagiar o a que te contagien”, dice José Santos, cuyos padres murieron con horas de diferencia en León. Tal vez se contagiaron en una fiesta de Año Nuevo.
Hay personas donde casi al mismo tiempo han perdido hasta 5 miembros por COVID. El alza en el número de muertos se ha incrementado desde la semana pasada.
Los servicios funerarios del panteón municipal, que incluyen la cremación de cuerpos, aumentaron hasta 500% respecto del año anterior, previo al inicio de la pandemia.
La capital hidalguense registra un promedio de 250 casos nuevos de covid-19.
Tenemos mucho trabajo en cremación, el horno que tenemos en el panteón está trabajando ahorita con cinco cremaciones al día. Antes de la pandemia, antes de que todo esto empezara, hacíamos una, dos cremaciones exageradamente, al día. Ahorita estamos haciendo cinco cremaciones diarias”, indicó Vanessa Reyes, secretaria de Servicios Municipales de Pachuca.
En Monterrey, Nuevo León, las autoridades de Salud estatales han descartado una saturación en los crematorios, pero empleados de las funerarias afirman que su trabajo ha crecido exponencialmente.
Un trabajador de la empresa Protecto Deco, quien prefirió omitir su nombre, indicó que si antes recibían dos o tres cuerpos para cremación ahora la cifra subió a 10 o 15, diariamente.
Tenemos que colocar los cuerpos en lista de espera porque se van incinerando, así como van llegando y el proceso se tarda”, comentó el hombre, de 40 años. Agregó que el crematorio está encendido todo el día y la noche.
En dicha empresa, un servicio de cremación ronda los 14 mil pesos.
La misma situación se presenta en las capillas Benito M. Flores, donde también se les ha multiplicado el trabajo. De dos cuerpos que recibían antes, ahora creman unos nueve al día, señala reportaje de Brenda Salas, corresponsal de Grupo Imagen.