Si las autoridades de salud en Nayarit no obligan a la población a seguir medidas estrictas de sanidad, se pronostica una catástrofe epidemiológica a consecuencia del Covid-19 en cuatro semanas más, destaca el doctor Nicos Plascencia

Por: Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit.- Miércoles 27 de enero del 2021.- El médico radiólogo adscrito al Hospital General Regional 58 de León, Guanajuato y originario de Tepic, Nayarit Nicos Plascencia, explicó que el panorama es poco favorecedor para la entidad porque en este momento apenas se encuentra en la punta del Iceberg.
“Hay un desfase de un mes entre ciudades grandes a medianas o pequeñas como es Tepic, no es lo mismo para Guadalajara, León, Ciudad de México, Querétaro donde se ve la gravedad y luego se transmite a pequeñas ciudades”, explicó.
Las entidades de grandes dimensiones no se dan abasto para atender a los cientos de contagiados y en las ciudades pequeñas, se ve difícil que los hospitales públicos puedan hacer frente a una catástrofe como la que estamos viviendo.
Si la sociedad no contribuye permaneciendo en casa, y siguiendo las medidas de sana distancia, lavado continuo de manos y uso de cubrebocas en Nayarit, en un mes más, vamos a estar viviendo un panorama catastrófico.


“Será mucho peor la situación de contagios a lo que actualmente se registra, si el gobierno baja la guardia y permite que la sociedad relaje las medidas o restrinja los horarios, es 99 por ciento seguro que vamos a ver cosas peores”, afirmó el galeno.
Es importante que las autoridades presionen para que la vacunación llegue a Nayarit porque la que llegó es muy raquítica y es un porcentaje muy bajo el que la recibió y el que se aplique a la población, se ve muy lejano.
En estos momentos de la pandemia, el sector salud en todas las áreas se han contagiado del virus desde el personal médico, de enfermería, camilleros y hasta administrativos al igual que un alto porcentaje de la población, lo que provoca la saturación de los hospitales.
“Hay una atención descontrolada de derechohabientes y no derechohabientes de las instituciones públicas. A esto se suma que el personal no cuenta con los insumos y el equipo de protección adecuado”, refirió Nicos Plascencia.
Los médicos aquí y en todo el país, han tenido que comprar sus propios insumos y trajes especiales para no contagiarse y continuar atendiendo a los enfermos que hacen filas para recibir su tratamiento que impida el avance de la enfermedad.
La vacunación va muy lenta aunque en otras entidades como Campeche, ya se vacunó al personal y comenzaron a aplicar las dosis al personal docente que permanece en confinamiento desde que comenzó la emergencia sanitaria en lugar de que se destine a las entidades donde falta cubrir el esquema al resto del personal de salud como es el caso de Nayarit.
En todos los nosocomios públicos, la situación es crítica, ejemplificó el caso del Hospital General Regional 58 de León, Guanajuato donde labora, que cuenta con 250 camas para pacientes covid más 80 para otro tipo de enfermedades atendidos por 2 mil 500 trabajadores -3 de ellos han fallecido por coronavirus- que son insuficientes para atender a los pacientes de coronavirus.
Esta falta de espacios que incluso provoca la atención de los enfermos en los pasillos, generó que las autoridades de salud tomaran la decisión de que en cada espacio donde existe una toma de oxígeno, se destine para los pacientes covid.
Es decir, si en un área ambulatoria o en la sala de rayos X hay una toma de oxígeno, ahí debe colocarse una cama para que pueda conectarse a un enfermo de Covid, así de dramática está la situación en los hospitales públicos.
La desesperación ha llegado a tal grado, que en el hospital donde labora, uno de los pacientes –que iba a ser dado de alta en breve-, se suicidó al interior con el cable del suero, eso es lo que se vive en esta pandemia.


Llegado el momento, la Secretaría de Salud deberá tomar decisiones más drásticas como el convertir lugares públicos en hospitales como ha sucedido en otros países, acondicionándolos como hospitales de guerra, advirtió Nicos Plascencia.
Pero para ello, deben tener médicos y enfermeras sanas, de ahí la insistencia de vacunar a todo el personal de los hospitales, que reciban sus esquemas completos de vacunación para continuar salvando vidas ya que muchos de ellos, han tenido que doblar jornadas de trabajo vestidos con trajes especiales que pese a ser muy incómodos, los usan para preservar su salud y seguir al pie del cañón en la primera línea de atención.
Indicó Nicos Plascencia que en el caso del hospital en que labora, personal de anestesiología interpuso un amparo para no ingresar a las áreas covid bajo el argumento de que no cuentan con el equipo de protección adecuado y la mayoría no ha sido vacunado. Y por el riesgo tan alto que tienen al emitir aerosoles al intubar a los pacientes, decidieron no ingresar, lo que generó que sean llamados por la autoridad para amedrentarlos con rescindirles el contrato por no acatar las órdenes pero ellos, aguantarán hasta este miércoles, en que se llevará a cabo la audiencia para resolver este conflicto.
Finalmente, reiteró el llamado a la población para acatar al cien por ciento las medidas de sanidad de sana distancia, confinamiento, cubrebocas, lavado de manos y aplicación de gel a fin de frenar la pandemia que ha costado muchas vidas a casi un año que comenzó.