“Se trató de cuatro contratos con un valor conjunto de 976 millones de pesos que Sefin otorgó durante el pasado sexenio, firmados entre finales de 2017 y el primer semestre de 2018”, señala Mexicanos contra la Corrupción

México. Jueves 28 de enero del 2021 (Agencias). Mexicanos contra la Corrupción difundió este miércoles que la Secretaría de Finanzas (Sefin) de la Ciudad de México “lavó” cerca de mil millones de pesos durante la administración de Miguel Ángel Mancera y José Ramón Amieva.
“Se trató de cuatro contratos con un valor conjunto de 976 millones de pesos que Sefin otorgó durante el pasado sexenio, firmados entre finales de 2017 y el primer semestre de 2018”, detalló.
MCC abundó que dichos contratos “se adjudicaron para funciones que la institución había hecho internamente y sin costo desde el año fiscal de 2014”.
De acuerdo con la investigación, Finanzas subcontrató empresas para realizar la solicitud de devoluciones sobre el pago de Impuesto Sobre la Renta (ISR) retenido a los trabajadores de la Ciudad.
Según documentos federales en posesión de esta investigación, los contratos fueron adjudicados a cuatro empresas. Las compañías beneficiadas se relacionan a su vez con otras ocho por direcciones, socios y números telefónicos.
La investigación refiere que las 12 empresas movieron, en 2018, más de mil 500 millones de pesos entre ellas, incluso “con transferencias en dólares y depósitos a varias cuentas, una de ellas en Ginebra, Suiza”.
CC agrega que el primero de los contratos se firmó cuando Mancera todavía ocupaba la jefatura de gobierno y Miguel Ángel Vásquez, el que sería su último jefe de gabinete, era subsecretario de Desarrollo y Capital Humano en la Sefin.
Vásquez actualmente se encuentra en prisión, acusado de delitos como desvío de fondos. “Durante el periodo en los que se otorgaron los otros tres contratos el cargo de Vásquez lo ocupaba Antonio Paz García, su concuño”.
Cabe destacar que José Ramón Amieva sustituyó a Mancera, quien estaba en campaña para el Senado.
Los mismos documentos federales, parte de una investigación abierta sobre este caso, señalan que este patrón es propio de “esquemas para lavar dinero, posiblemente derivado del desvío de recursos públicos”, señala MCC.