Por: Luis Fajardo Velázquez

Seguimos con las sorpresas

Asunto 1
Durante el año pasado se conjugaron fundamentalmente dos asuntos: 1) Vivir en un país que nunca deja de sorprenderme, y 2) Una pandemia que nadie en el mundo esperaba. Como consecuencia de ambos asuntos vivimos situaciones que, en un contexto normal, jamás hubiésemos imaginado. Muchos pensábamos que nunca volveríamos a experimentar cosas tan extrañas a las ya vividas. Nos encontrábamos en un completo error.
Nuestro presidente tiene un estilo único para gobernar. Desde que era jefe de gobierno y luego candidato de la oposición supo perfectamente qué decir y cuándo decirlo. Estoy convencido que durante los últimos 20 años siempre ha sido tema de conversación y , al menos, una noticia diaria le han dedicado los periódicos y revistas. Eso – al menos por el momento- se acabó. Y nadie sabe cómo actuar.


Intentaré ser un poco más concreto. En días pasados lamentablemente comunicó que resultó positivo a la prueba de Covid y que por lo tanto tendría que descansar y dejar de hacer política momentáneamente. En todo el tiempo que tengo de repasar su carrera sólo recuerdo cuando tuvo un problema cardiaco y lo que está viviendo en este momento.
Mientras escribo la presente columna seguimos sin saber nada de la salud del presidente. Siempre he creído que desde que los aspirantes son candidatos a la presidencia y durante su mandato deben dar a conocer su salud, ello es un asunto de seguridad nacional ( más adelante prometo hablar sobre un tema que llamó mucho mi atención hace algunos años respecto al cáncer que tuvo Alonso Lujambio cuando fue senador).
Entonces, ¿qué está pasando en nuestro país? ¿quién lo está dirigiendo? Fíjense una cosa. Las palabras que utilizamos dicen mucho de nosotros. A veces, la forma es fondo. Lo digo porque cuando el ejecutivo federal mencionó que encargaba las mañaneras a la secretaria de gobernación parece que sólo le hizo ese encargo pero nada más.
Esto es, si nos apegamos estrictamente a lo que dijo (bueno, a lo que escribió) la ex ministra Sánchez Cordero de lo único que podría encargarse sería de las maneras pero no de tomar decisiones de gobierno, lo cual sería un tremendo y craso error. A pesar de las múltiples críticas que la funcionaria ha recibido en estos dos años, me parece que hay pocas mujeres tan preparadas como ella.
Volviendo a la salud del presidente debemos mencionar que tenemos días sin saber de él. Nos tiene tan acostumbrados a dar noticia- sin querer decir que esto sea bueno o malo- que no tener noticias debe tener preocupados a más de uno.
Si ya de por sí tenemos una situación precaria por la pandemia y por la economía, ¿cuáles serían las repercusiones de una enfermedad de otro tipo del presidente? Por el bien del país deseamos una pronta recuperación del ciudadano presidente y que pronto vuelva a despachar desde palacio nacional.
Asunto 2
Si bien esta columna pretende ser de opinión en materia política y social no todo el tiempo puede ser de lo mismo. Le pido por favor que dentro de unos días vea el Super Bowl y particularmente a Tom Brady ( y no, no es que ya quiere hablar de deportes), lo que me llama mucho mi atención es la construcción social de un deportista que ha roto todas las marcas en un deporte tan complejo como el futbol americano.


Los deportistas norteamericanos tiene una diferencia fundamental respecto a los latinoamericanos. Ellos tienen, al menos, estudios universitarios y es precisamente eso lo que les da otra mentalidad. Mientras nuestros deportistas terminan la primaria o la secundaria por aquellos lares están acostumbrados a estudiar derecho, psicología o ingeniería.
Saben que a pesar de ser superestrellas, solamente estarán de paso en el deporte ¿ No nos estará diciendo algo la forma de ver la vida que tienen?
Asunto 3
Al parecer ya se “resolvió” el problema del dinero en nuestra universidad pública. ¿ Ya con eso se habrán acabado los problemas? ¿A finales de año volverá a haber huelga? Estas son algunas preguntas que, de momento, no tienen respuesta. A ver qué sucede.
Gracias.
Hasta la próxima
Correo: luisefeve@hotmail.com