Los sicarios irrumpieron en el botanero denominado “La Enramada”, y se llevaron a una persona, a la que primero hirieron; se presume que pudiera haber sido uno de los cuñados del ex gobernador Roberto Sandoval Castañeda

Por: Wilfrido Elenes Luna

Tepic, Nayarit. Sábado 06 de febrero del 2021.- Un nutrido intercambio de disparos de armas de grueso calibre se reportó en el botanero de La Enramada ubicado en el Libramiento Carretero.
Según testigos, al lugar arribaron varias camionetas con sicarios con armas de uso exclusivo del ejército y sin mediar palabras las armas “vomitaron” su mensaje de muerte.

Puede ser una imagen de al aire libre y árbol


Se reportó un hombre con fracturas en ambos brazos por disparos de arma de fuego, el cual fue asegurado por los sicarios mientras el personal huía a todo correr. El sujeto vestía pantalón blanco y según versiones pudiera tratarse de “El Botty”, cuñado de Roberto Sandoval ex gobernador del Estado hoy prófugo. No hay nada confirmado, solo son versiones y pudiera haber otras más.
Entre los empleados se reporta a dos heridos.

Puede ser una imagen de al aire libre y palmeras


Se presume que el botanero es propiedad de uno de los hermanos de Ana Lilia López de Sandoval, esposa de Roberto Sandoval, por eso, se pudiera estar asegurando que el hombre que hirieron y echaron a la cajuela de una camioneta, es el cuñado de Roberto Sandoval. Pero el hermetismo de la fiscalía a cargo de Don Petronilo se hace presente.

REPORTARON UNA SEGUNDA BALACERA; SOLO ENCUENTRAN CAJA DE CARTUCHOS VACIA

Una nueva balacera se reportó al 911 sobre el cruce de las calles Valle de Matatipac en la casa marcada con el número 69.
La finca se encontraba vacía, con las puertas abiertas de par en par y en la calle una caja de cartuchos de grueso calibre tirada.
Hasta el momento no se ha determinado a quién pertenece la finca.

Puede ser una imagen de al aire libre

Una nueva balacera se reportó al 911 sobre el cruce de las calles Valle de Matatipac en la casa marcada con el número 69.
La finca se encontraba vacía, con las puertas abiertas de par en par y en la calle una caja de cartuchos de grueso calibre tirada.
Hasta el momento no se ha determinado a quién pertenece la finca.