El gobierno federal trabaja bajo la convicción de acabar con las malas prácticas en torno a la evasión y elusión fiscal, que ocasionaron graves daños a las finanzas públicas

México. Lunes 15 de febrero del 2021.- (Agencias). Mientras los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto condonaron obligaciones fiscales por 413 mil 258 millones de pesos entre 2007 y 2018, durante el el periodo de Andrés Manuel López Obrador no ha hecho una sola condonación, aseguró el Sistema de Administración Tributaria (SAT).
“Bajo el principio de justicia tributaria, en la actual administración, el SAT no ha realizado condonaciones de impuestos; por el contrario, ha fortalecido los esfuerzos para incrementar la recaudación, incluso en medio de la crisis sanitaria por la que atraviesa el país”, dijo el organismo en un comunicado.
El ente recaudador aseguró que el gobierno trabaja bajo la convicción de acabar con las malas prácticas en torno a la evasión y elusión fiscal, que ocasionaron graves daños a las finanzas públicas, violentando por años los principios de equidad y progresividad fiscal.
Sobre los adeudos que tienen contribuyentes, explicó que estos se componen de la contribución (monto histórico + inflación) y accesorios (multas y recargos).
Explicó que de acuerdo con el artículo 74 del Código Fiscal de la Federación, el SAT cuenta con la atribución de disminuir total o parcialmente multas por infracciones a las disposiciones fiscales y aduaneras, es decir, dicho artículo se limita a la posibilidad de disminuir sanciones económicas adicionales al impuesto omitido que la originó.
Por esta razón, reiteró el organismo, bajo ningún motivo los impuestos omitidos se condonan, ni total ni parcialmente.
Por lo anterior, detalló el SAT, se encontró que entre 2016-2018, por cada 100 pesos ingresados al país por fiscalización se disminuían 2.6 pesos de multas y recargos; mientras que en 2019-2020 solo se disminuyen 1.3 pesos.
Explicó que los resultados del periodo 2019-2020 se deben principalmente a las estrategias implementadas, las cuales se han centrado en promover la regularización de la situación fiscal de las y los contribuyentes.
Lo anterior, incentivando el pronto pago mediante la aplicación de los beneficios fiscales previstos en la normatividad, tales como el pago diferido, pago a plazos, reducción de recargos, o disminución de multas sin necesidad de judicialización.
Dichos beneficios, aclaró el SAT, son para cualquier contribuyente interesado en regular su situación fiscal.