Como estudiante foráneo de la UAN he preferido permanecer al margen de la situación. Los personajes me resultan totalmente ajenos y procuro ser empático con el momento que vive personal administrativo y docente de la institución. Las causas del conflicto son muchas y no pretendo hablar de cosas que no conozco a fondo. Sólo comentaré mi experiencia personal hasta el momento.

Desde hace aproximadamente dos años decidí (decidimos) cambiar de ciudad e ir (nos) a vivir y estudiar a Tepic. La aventura ha sido de lo más fascinante en este corto tiempo. Respecto a la vida cotidiana me sorprende (algo que seguramente para usted es cosa común) que el nombre de las calles sea por nombre -de personaje famoso o de ciudad o país-, y todavía más me atrapa es que todo- sí, todo- lo puedes realizar caminando. Eso, es calidad de vida.

Bueno, volviendo al punto de la universidad debo admitir que es todo un acontecimiento ser estudiante de la UAN. Desde que soy alumno hemos vivido paro(s) y huelga (s), que según tengo entendido son un asunto novedoso en la realidad nayarita.  Hace un año me pareció ver un movimiento de profesores y administrativos muy disperso, en donde cada quien buscaba su beneficio personal

El movimiento de este año tiene su saber especial, la gran diferencia es que no estoy al 100 % en la ciudad por eso mi contacto diario no ha sido del todo benéfico. Sin embargo,  a la distancia observo que los trabajadores, esta vez parecen decidido para no dejarse vencer.

¿Cómo es posible que la deuda de la escuela sea tan abundante? ¿Por qué resulta que todos saben cuál es el problema pero nadie sabe quién lo causó? ¿El problema se resolverá este semestre? ¿Volveremos pronto a la escuela?

Soy alumno de una de las más grandes universidades públicas del país. Exijo mi derecho a una educación de calidad.

¿Terminará primero la huelga o la pandemia?

Asunto 2

El gobierno de los Estados Unidos acaba de reconocer a Canadá como su socio más cercano.  Eso es un mensaje directo para nuestro gobierno.  Le aseguro que nuestros vecinos del “norte” no dan paso sin guarache. La relación trilateral parece que en los próximos años será un poco áspera para nosotros.

Hagamos conjuntamente un ejercicio mental.  Recuerde cuando nuestro Ejecutivo Federal dijo hace algunos años que “la mejor política externa, es la política interna”, algo muy al estilo de Trump). Si bien es cierto que hubo muchos aplaudidores respecto a dicha ocurrencia, con el tiempo hemos visto que no ha sido la mejor opción.

El líder de una nación debe ser alguien que tenga un pleno conocimiento del papel que se juega en la realidad mundial. Vivimos – para bien y para mal- en un país en vías de desarrollo. Pretender que nosotros vamos a subsistir por nosotros mismos es algo cercano a una locura. No somos, ni seremos autosuficientes.

En ese sentido, resulta vital retomar la confianza de nuestros vecinos. ¿Cómo? Pagando mejores salarios, apostar por las energías renovables, optar por la democracia (real) como forma de gobierno. Si los gringos y los canadienses quieren los próximos años pueden ser un verdadero castigo para los mexicanos.

Asunto 3

Hace pocos días ya pasamos el 300% del escenario catastrófico que anunciaron desde el año pasado.  Y según las estimaciones todo seguirá empeorando. ¿Los errores han sido evitables? ¿ Los que toman las decisiones no se sentirán ni un poco culpables?

Hace unos días vino a tierras aztecas el presidente argentino. Además del obvio y evidente espaldarazo a nuestro presidente ojalá que haya venido a hacer las gestiones para que dentro de poco la vacuna siga llegando a nuestro país.

Hasta la próxima.

Luis Fajardo Velázquez

Luisefeve@hotmail.com