El presidente Joe Biden autorizó el aumento  de 22 mil visados adicionales H2-B para trabajo estacional

EE.UU; martes 20 de abril del 2021/agencias.- El gobierno del presidente Joe Biden anunció este martes un aumento del número de trabajadores temporales que podrán laborar en Estados Unidos este año, a medida que la economía se recupera de la pandemia de coronavirus.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) dijo que Estados Unidos aprobará 22 mil visados adicionales H2-B para trabajo estacional, además del límite anual de 66 mil establecido por el Congreso. Citó el aumento de la demanda por parte de los empleadores, ya que el número de personas que solicitan prestaciones por desempleo se encuentra en el punto más bajo desde que surgió el brote de Covid-19.

El programa de visas H2-B cuenta con apoyo bipartidista en el Congreso y de empresas en todo el país. Se utiliza para cubrir puestos de trabajo en áreas como paisajismo, construcción, hoteles y restaurantes, así como en plantas procesadoras de carne y mariscos y en parques de atracciones.

El año pasado, el presidente Donald Trump autorizó 35 mil visas H-2B adicionales por encima del límite anual, pero tres meses después detuvo el programa junto con otros programas de trabajadores extranjeros bajo una orden ejecutiva de gran alcance. Biden dejó que la orden expirara.

Los empleadores deben dar fe de que podrían sufrir un “daño irreparable” si no reciben trabajadores extranjeros en el marco del programa.

Al anunciar el aumento suplementario anual de este año, el DHS dijo que reservaría 6 mil visas para personas de los países del Triángulo Norte de Centroamérica: Honduras, El Salvador y Guatemala. Los centroamericanos, que luchan contra la pandemia, las secuelas de dos huracanes y problemas de larga data, constituyen una parte importante del creciente número de migrantes que buscan ingresar a Estados Unidos a lo largo de la frontera con México.

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, dijo que el aumento de visas refleja el objetivo del gobierno de Biden de “expandir las vías legales de oportunidades en Estados Unidos” para las personas de los países del Triángulo Norte.