ANDANZAS ELECTORERAS

Martín Elías Robles

     Qué tal, amigo lector; aquí saludándole desde la tierra Cora, ahora sí sudando la gota gorda para seguirle el paso a los candidatos de este proceso electoral 2021, donde habrán de elegirse a los próximos alcaldes, diputados, regidores, y al gobernador del estado; usted ya se habrá enterado de la algarabía que se cargan las  mujeres y los hombres dispuestos a “servirle” a Nayarit. Oiga, son tantos, que de plano me pregunto si quedará algún nayarita que no sea candidato a algo. La verdad, de algunos suspirantes jamás se había escuchado que fueran políticos o mínimo que anduvieran en la grilla, pero hoy todo es posible cualquiera puede ser agraciado con la candidatura a un puesto de elección popular si lleva la venia de la cúpula partidista; no importa si en el trayecto se pisotean los derechos de los viejos militantes, los méritos de quienes se la rajan por el partido; los ideales y el respeto a las reglas son condiciones en desuso; ya sabe usted, los compadrazgos y los amigos van primero. Cuando le habló de sudar la gota gorda, créamelo, también  hay algunos candidatos que francamente  andan sudando en serio la camiseta para sacar adelante sus campañas, pues aseguran las malas lenguas que en sus partidos no les dieron recursos ni para las botellitas de agua, razón por la cual  tienen que meter centavos de su bolsillo para visibilizar sus peripecias proselitistas; algunos andan por la calle causando pena ajena, son la viva imagen de aquello que decía don Carlos Hank González, cuando explicaba que un político pobre, es un pobre político, así de manera literal, sin profundizar en el sentido de la expresión; hasta se antoja darle a estos candidatos un apoyito para que se ayuden. Dentro de este proceso electoral hay situaciones que no debieran presentarse nunca, como la guerra sucia, es horrible que en los medios de comunicación y las redes sociales se estén mostrando acusaciones lamentables sobre supuestos actos delictivos, o contubernios de políticos con gente de mala reputación, en muchos de los casos, denuncias que no son comprobables; y resulta peor cuando la guerra sucia se refiere a la vida privada del candidato al que se pretende golpear desde los medios de comunicación, algo realmente ruin en un proceso electoral. Siempre ocurre así, el ataque al candidato que va arriba en la contienda, en la preferencia de los electores, se vuelve constante, y es ahí cuando se piensa en lo importante de hacer valer las reglas electorales, los límites propagandísticos para evitar la campaña negra que sólo muestra la falta de ética, la insensibilidad y el poco oficio político de algunos contendientes. Por el tema de la pandemia, las autoridades electorales pidieron a los candidatos que tuvieran mucho cuidado a la hora de realizar sus eventos políticos, que se cuidara la sana distancia, el uso del cubrebocas y todas las medidas para evitar la propagación del virus, sólo hubo oídos sordos; apenas arrancaron las campañas, y los eventos de los candidatos más populares se atestaron de gente, algo que realmente está preocupando a la ciudadanía en general, pues no se sabe si estas aglomeraciones de personas finalmente ocasionarán el aumento de casos de covid, esto mientras las autoridades gubernamentales y electorales se mantienen ajenos, sin hacer nada para controlar los eventos masivos y el poco cuidado que se tiene por parte de algunos organismos políticos. Pues así las cosas en el proceso electoral, donde  como es costumbre las promesas, los supuestos logros, las caras alegres y los saludos de fraternidad son la pantalla pública de quienes pretenden un puesto de elección popular. Ciertamente muchos navegan con bandera de buenos parroquianos, otros son lobos con piel de oveja, y claro, también hay candidatos sinceros, honestos y de buena fe, aunque usted no lo crea, tristemente son los menos; pero lo más importante de todo, es que los nayaritas ya hemos despertado de nuestro letargo, tenemos conciencia, reconocemos y comprendemos la historia política del estado, sabemos lo que nos han traído los malos gobernantes, los partidos vendidos, los funcionarios corruptos; tenemos claro que a Nayarit lo debe gobernar un político serio, profesional, honrado, honesto y sensible, ya basta de gente incapaz, de improvisados, y vendedores de sueños; por eso creo firmemente que esta próxima elección, por fin, Nayarit votará por la esperanza de una nueva historia positiva y progresista. Una nueva historia donde la corrupción, los compadrazgos, el abuso de poder y la insensatez habrán de quedar en el olvido.  Sí tenemos memoria histórica, y eso muy pronto quedará demostrado…  EL ETERNO PROBLEMA CON LOS PERROS CALLEJEROS. Cuando un perro muerde a alguien que pasa en su bicicleta por la calle, o cuando el animal saca la cabeza por las rejas de su domicilio para atacar a todo lo que se mueve, es culpa de su dueño que actúa de manera irresponsable a la hora de cuidar a su mascota. En el caso de los perros callejeros no existe conciencia social para denunciar a los vecinos que echan a la calle a los animales cuando su deber es atenderlos y protegerlos. Los perros dependen totalmente de sus dueños, y deshacerse de ellos de esta manera tan inhumana no se vale. robleslaopinion@hotmail.com