Acusan a la Directora del penal federal, de violarles sus derechos humanos, hostigarlos, mandar aplicarles golpizas y cometer toda clases de abusos en su contra y han emprendido una huelga de hambre exigiendo la intervención de la Comisión de Derechos Humanos

Por Verónica Ramírez
Tepic, Nayarit.- Viernes 14 de mayo del 2021.- Rebelión en Centro Federal de Readaptación Social (CEFERESO) No.4 El Rincón, las personas privadas de su libertad iniciaron una huelga de hambre ante los presuntos abusos de altos mandos de este lugar.
A través de las redes sociales, familiares de los internos que purgan una condena en este centro, denunciaron que la nueva directora del penal federal de nombre Jazmín Borbón Ochoa comete presuntamente actos abusivos y hostigamiento en contra de quien se le atraviese.


Se habla de golpizas, todo tipo de abusos de autoridad y hasta encerrones a tal grado que muchos de las personas privadas de la libertad comenzaron la huelga de hambre pero como los tienen incomunicados, no hay más detalles de esta situación.
Los denunciantes prefieren el anonimato para evitar represalias en contra de sus familiares y de los mismos custodios quienes también son víctimas de los atropellos de esta “servidora pública”, los que pudieron informaron de esta “olla express” que está a punto de explotar para que se viralice lo que pasa al interior.
Y es que aseguran que la directora ya tiene “callito” en eso de supuestamente abusar y pisotear los derechos humanos de las personas privadas de su libertad e incluso, según se difundió en medios de comunicación del Sinaloa, cuando estuvo al frente del CEFERESO No. 8 de Guasave fue acusada de mantener sin agua potable a los internos hasta por 3 días, darles tremendas golpizas e incomunicarlos para evitar que se filtraran los malos tratos.
Las personas privadas de su libertad en el CEFERESO El Rincón, hacen un llamado a la Comisión Nacional de Derechos Humanos a fin de que envíen visitadores y constante la deplorable situación que se registra en este lugar.
Si bien, son personas que cometieron algún delito, ya están pagando sus fechorías pero aún así, tienen derechos humanos que se deben de respetar.