NAVARRO QUINTERO “VA EN CABALLO DE HACIENDA” RUMBO A LA GUBERNATURA DE NAYARIT

     Qué tal, amigo lector; luego del  debate organizado por el Instituto Estatal Electoral de Nayarit (IEEN); entre los candidatos a la gubernatura, es indudable, según mi punto de vista, que en el horizonte sólo hay un candidato que prácticamente tiene en la bolsa el anhelado primer puesto estatal; me refiero al Doctor Miguel Ángel Navarro Quintero, del partido MORENA, y su coalición “Juntos Haremos Historia”  quien aprovechó de manera correcta y contundente el espacio del debate para entregar a la ciudadanía propuestas y compromisos de manera clara, fluida y con una elocuencia que los otros candidatos no pudieron igualar. El día de ayer la empresa nacional “Massive Caller” en su seguimiento diario reafirmó la ventaja del Doctor, Miguel Ángel Navarro Quintero, sobre otros candidatos a gobernador; así, lo ubica con 47.6 por ciento de los resultados de intención de voto, casi 34 puntos sobre el segundo puesto conseguido por Ignacio Flores, (MC) quien tiene el 14,4 por ciento,  mientras que en tercer lugar se ubica a Gloria Núñez, (PAN, PRI, PRD) con 13 por ciento. Una ventaja muy considerable la que lleva Navarro Quintero, nada raro pues así se han mantenido los números en prácticamente todas las casas encuestadoras durante el proceso electoral; aunque, luego del debate, los puntos hacia el candidato de MORENA se fueron para arriba de forma contundente. La reacción ciudadana tal vez se deba a que  Miguel Ángel Navarro, en el debate, mostró su estatura política, su experiencia, y el temple para sobrellevar  el ataque de los adversarios, algo que tampoco fue sorpresa, así se esperaba el encuentro. Ni hablar, sólo falta esperar  al día de las elecciones, donde si no pasa nada extraño, extraordinario, y de acuerdo a las encuestas serias que miden la preferencia de los electores hacia sus candidatos, habremos de ver al Doctor Miguel Ángel Navarro Quintero tomar las riendas del estado nayarita… HISTORIA DE VIDA.. Ya en otras ocasiones, amigo lector, le he platicado de lo difícil que puede resultar la vida para las personas adultas mayores cuando no cuentan con una jubilación decorosa o el apoyo de sus familiares. Son historias de senectud que nos hacen reflexionar sobre el futuro que nos espera en una etapa de la vida que debiera ser para descansar luego del ajetreo de los años mozos y la juventud. Pero también es estimulante relatar de vez en cuando sobre las positivas epopeyas que muestran como los seres humanos cuando nos lo proponemos bien podemos adaptarnos a las circunstancias y a las adversidades que nos toca vivir. Tengo un amigo muy especial entrado en los 75 años, quien por azares del destino se ha quedado solo, sin familia, y sin propiedad alguna; él renta un pequeño cuarto en una casa del centro de la ciudad donde le da de patadas a la soledad. Para poder subsistir, un buen día se puso a arreglar zapatos en un negocito que atiende a través de su ventana. Don José pone tapitas  y tacones, y cuando se requiere de un trabajo mayor como coser el calzado, pues decidido toma el encargo del cliente y va con quien tiene una máquina para no fallar con el compromiso. Don Pepe, aficionado al dominó, pero que no le gusta la tomadera, tiene muy pocos amigos; es un hombre solitario al que los hijos parecen haber olvidado. Cuando me ha invitado a que le acompañe a comer en su pequeño terruño, me cuenta de mil cosas; de la vida, de las mujeres, de sus hazañas, pero de la familia es un tema que no se toca, y que yo respeto. Lo admirable de mi buen amigo es que no se achicopala ante nada, tiene una fortaleza de mente y espíritu que ya quisieran muchos jóvenes. Un día se enfermó y fue a parar al hospital, pero como no le dijo ni a su casera a dónde iba, pues no supimos de él por quince días; la señora de la casa pensando en que no regresaría levantó su camastro y su humilde mesa  de trabajo para limpiar el cuarto y rentarlo nuevamente. Afortunadamente José llegó justo antes de que se rentara el cuartito, reclamando su derecho de antigüedad al reducido espacio, quedándose nuevamente a vivir ahí. Así, lo volví a ver una tarde en que le saludé con mucho gusto luego de que en su casa me invitara unos tacos de sardina con salsa casera, y una soda bien helada, de esas que dicen son “la chispa de la vida” anuncio en el que estoy empezando a creer, pues a don José le atendieron de un infarto al miocardio del que por fortuna salió muy bien librado, a pesar de su edad y su arraigado gusto por la bebida gaseosa. Hay mil maneras de enfrentarnos a los tiempos difíciles de la vida; uno es quien decide si termina apachurrado en una mecedora, o se levanta todos los días con el ánimo de salir adelante, haciendo a un lado los obstáculos, venciendo a veces lo invencible. robleslaopinion@hotmail.com