*NAVARRO QUINTERO Y SU IMPECABLE CAMPAÑA
*ESTE ARROZ YA SE COCIÓ

POR: Martín Elías Robles

Qué tal, amigo lector; salvo su respetable opinión; todo parece indicar que en lo que respecta a la elección para Gobernador, es el Doctor, Miguel Ángel Navarro Quintero, del partido MORENA, y su coalición “Juntos Haremos Historia” quien se perfila para ser el triunfador. Si me lo permite, le voy a decir por qué: Más allá de las encuestas que diariamente lo ubican como puntero de la contienda, es en la calle, en los mercados, con el taxista, con el vecino, en las charlas de café, en los campos deportivos y en las oficinas, donde mejor se palpa el sentir de la ciudadanía; ahí es donde se muestra la realidad de lo que acontece en la entidad; el pueblo que en su entorno se expresa con libertad y sin tapujos, casi siempre revela por quién votará. Así es como hemos podido enterarnos que el Doctor, Miguel Ángel está positivamente en el ánimo de la mayoría de los nayaritas. Inteligentemente el hombre ha sabido dar en el clavo, su acercamiento con la gente, su preocupación por los problemas de cada nayarita, y del estado en general, le ha significado que se le tenga confianza; su campaña incansable y su presencia en cada rincón de la tierra Cora, es muestra del ahínco que el candidato pone para intentar servir con humildad. Su trabajo en campo, pero también los proyectos de desarrollo estatal que ha presentado durante la campaña, han aumentado la esperanza de que ahora sí Nayarit puede convertirse en una entidad de progreso y con bienestar social. A ojo de buen cubero, válgame la expresión, se ve a leguas que Navarro Quintero ganará la gubernatura.
DE TODO COMO EN BOTICA. Por fin nos acercamos a la etapa crucial del proceso electoral 2021, el más complicado de los que ha habido en la historia de las elecciones en Nayarit. Dijera doña Gertrudis, la tendera de mi barrio, son tantos los que pretenden un hueso, que de plano ya no sabe uno ni por quién votará; salieron candidatos hasta de debajo de las piedras; eso sí, puras promesas. Oiga, como canturreaba doña Vikki Carr, en su queja musical “promesas para qué promesas si no son de corazón”. Bueno, todos los aspirantes a puestos de elección popular le hicieron su luchita, unos con reales proyectos de progreso, y otros con puras mentiras y sueños guajiros; lo importante es que los nayaritas ya despertamos de nuestro letargo, y habremos de elegir la mejor opción para el bien de nuestro estado. Este próximo domingo nos convertiremos en las estrellas del magno evento electoral, y si todos acudimos a emitir nuestro sufragio, no habrá lugar para que los tramposos y chapulines, que nunca faltan, intenten cambiar la decisión del pueblo.
EN LA REALIDAD DE LA ELECCIÓN. Con todas las incógnitas por despejar sobre los posibles triunfos y derrotas que se darán en el aguerrido proceso electoral, en sólo unos días sabremos de forma extraoficial los resultados más importantes que se generarán en el estado. Por fin llegarán los protagonistas justo a la meta; con los raspones de la batalla, con las buenas y las malas experiencias vividas, con nuestros impuestos “invertidos”, y con uno que otro compadre peleado, porque a veces, cuando las pasiones afloran, no faltan los resentidos; ya sabe usted como son estas cosas de la política. Luego de las promesas, abrazos, saludos y apapachos, los partidos y sus candidatos entran al ruedo para realizar su faena final; cuidar el voto, evitar los mapaches, y buscar que las elecciones en Nayarit hagan historia. En la recta final, los candidatos realmente intuyen como les irá en la contienda, no son tontos, pero no es difícil suponer que aún con la verdad en frente, las ilusiones llegarán a invadir su estado de ánimo. Muchos contendientes entienden que ganar es un mero espejismo; otros creen que el milagro les puede llegar del cielo; y claro, también están los que se sienten ganadores y sólo esperan el resultado oficial para tomar sus respectivos puestos, es el rostro triunfador que a veces se desvanece cuando se van descubriendo los resultados electorales conforme avanzan las horas.
NOS TOCA DECIDIR. Después de que los partidos, los atentos candidatos, los órganos electorales, ah y los famosos videos en las redes sociales fueron el centro de atención, finalmente, por unas cuantas horas, estos protagonistas deberán dejar los reflectores a quienes decidirán el destino político de la entidad, a nosotros los electores; así cumpliremos con nuestro deber ciudadano. Es justo el momento para meditar, antes de emitir el sufragio con responsabilidad, porque los nayaritas nos merecemos gobernantes bien preparados, honestos y humanos; aunque este discurso para muchos parezca más que trillado. Es muy importante que acudamos a las casillas a votar desde temprano, sin presiones de ningún tipo, en la conciencia de que nuestro voto realmente abonará a la democracia y servirá para tener un mejor Nayarit. No nos dejemos llevar por el brillo del metal, ni las promesas infundadas. Nayarit no es un juego, es un estado que merece vivir bien. robleslaopinion@hotmail.com