El año de 1999 me trae gratos recuerdos de la política de Nayarit; la gente estaba cansada de los excesos de los gobiernos priístas. Ochoa Zaragoza era el mandamás del Estado y de facto le había suprimido a Toño Echevarría Domínguez sus aspiraciones políticas, al menos en su partido, el PRI.

Los líderes de los partidos contrarios (PAN, PRD, PT y PRS) le ofrecieron la candidatura al Gobierno de Nayarit. Con el apoyo de 4 partidos y de la sociedad agraviada obtuvo rotundo triunfo sobre su débil oponente Lucas Vallarta Robles. En ese tiempo la fuerza y arrastre del ‘Tigre Toño’ hizo ganar a muchos que en otras circunstancias no tendrían posibilidades, como el caso de Tino Ávila Arce, que rebasó al Dr. Navarro propuesto por el PRI a la presidencia municipal de Tepic.

Pronto llegaron las elecciones intermedias de alcaldías y Congreso Estatal y; Toño, ensoberbecido por su holgado primer triunfo y su pleito con el Judas Naranjo, descuidó la alianza de partidos. Las elecciones intermedias del 2002 fueron un duro golpe para el Tigre Toño; pues los 18 diputados de mayoría relativa los ganó el PRI. Hubo necesidad de negociar con el líder cacique del magisterio nayarita Liberato Montenegro Villa (que tenía bajo su control a 7 diputados locales), para que no le hicieran juicio político. Claro que el favor fue pagado con puestos prominentes de SEPEN, regresados al líder magisterial.

En el 2005, por orgullo y resabios no se unen la izquierda con la derecha y se lleva el triunfo de la gubernatura el partido tricolor, con Ney González Sánchez; su oponente, el Dr. Navarro al que había golpeado mucho su mismo partido; fue propuesto por el PRD.

Para el 2011 continúan con la misma tendencia de competir solos por la gubernatura, los contendientes fueron: Roberto Sandoval Castañeda del PRI; Martha Elena García Gómez del PAN y Guadalupe Acosta Naranjo del PRD. Este último estaba a punto de declinar por Doña Martha pero, chorros de billetes atajaron la intención; por lo que Sandoval Castaneda pudo alzarse con la victoria.

Hartos los ciudadanos del agandalle y las mentiras del PRI, se vuelven aliar PAN, PRD, PT y PRS en el 2017; el gallo de los nayaritas era el Dr. Leopoldo Domínguez González; pero pudo más el peso del dinero y los líderes del PAN y PRD le dan la candidatura a Antonio Echevarría García (AEG).

En esa contienda participaron también Raúl Mejía González por MC; Hilario Ramírez Villanueva, independiente, (ahora prófugo de la justicia); Miguel Ángel Navarro Quintero por Morena y; el contrincante de peso, Manuel Humberto Cota Jiménez del PRI.

Dos eran los contendientes fuertes, Cota y Toñito; así que si queríamos librarnos del PRI, debíamos votar por AEG aunque tuviéramos simpatía por Morena. Así, mucha gente empleó el voto útil, dándole triunfo arrollador al ‘Junior’ del Tigre Toño; donde, para empatar las elecciones en el país, gubernatura, alcaldías, regidurías y diputaciones locales, por esta ocasión, todas durarían 4 años.

Llegamos al 2021, pero ahora el ambiente político es otro; se unen los tres partidos fuertes (en apariencia) PRI, PAN y PRD proponiendo como lo hizo el PRI en 1999, a su candidato más flaco, en esta ocasión en la persona de Gloria Núñez Sánchez. La otra coalición conformada por MORENA, PT, VERDE y NA propuso al Dr. Navarro; quien, en 2018 obtuvo senaduría con triunfo arrollador por Morena. Participaron 6 partidos más que no tuvieron mayor trascendencia, a excepción de Movimiento Ciudadano (MC) que propuso a Ignacio Flores Medina; cuyo empuje y perseverancia bastó para arrebatarle la gloria, a la Gloria. Un honroso Segundo Lugar en sufragios.

Pero la debacle más grande fue que la coalición: ‘Juntos haremos historia’ le ganó las tres diputaciones federales y las 18 locales de mayoría relativa; igual como lo hizo el PRI en las intermedias del 2002; pero esta vez se volteó el chirrión por el palito. Otro duro golpe a la poderosa coalición: ‘Va X Nayarit’, es que le ganan 15 municipios. Sólo tres gobernará, porque la Yesca está en veremos y, el municipio de Tuxpan se lo llevan los de MC. Sin duda, este último caso mucho tiene que ver con el fenómeno del salto de los chapulines o, de las ranas engullidas por la cigüeña.

Ahora a sufrir las consecuencias; son los giros que da la vida en la política de los políticos. El orgullo, la prepotencia y la soberbia son malos consejeros; además, la pérdida de valores y la corrupción galopante es otro de los factores que contribuyen a capear los reveses de la vida. ¡Ni modo! En el pecado, se lleva la penitencia.

Apostador de Cuacos