* Presuntamente participó cínicamente en la campaña electoral en el municipio costero de San Blas en franco apoyo a la candidata perdedora  del Partido Verde, Bertha Elisa Yerena Ramírez

Por: Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit.- Destituyen vergonzosamente al Subsecretario de Participación Ciudadana de Gobierno del Estado, Francisco Javier Rodríguez Contreras, alias “Roco” por meter su cuchara en campañas políticas y andar de grillero alegando fraude  en el municipio de San Blas, denuncian fuentes al interior del gobierno del estado.

Muy poco le duró el gusto de ocupar dicho  cargo al mentado Roco quien el pasado 24 de marzo recibió su nombramiento como titular de dicha dependencia pero por andar de revoltoso, le dieron “gas” por órdenes del propio gobernador Antonio Echevarría de quien presumía era su amigo muy cercano.

Según circula en los pasillos de Palacio de Gobierno, el hoy ex funcionario presuntamente participó cínicamente en la campaña electoral en el municipio costero de San Blas en franco apoyo a la candidata perdedora  del Partido Verde, Bertha Elisa Yerena Ramírez.

No conforme de cometer un delito electoral al participar presuntamente en actos de campaña siendo servidor público porque nunca  solicitó  permiso para ausentarse del cargo, la volvió a regar por no saber perder.

Y es que al ver que el ganador absoluto de la alcaldía resultó ser José Antonio Barajas López mejor conocido como “Pepito”, comenzó a registrar tremendas trifulcas  en el pueblo que hiciera famosa a la loca de San Blas.

Su intención supuestamente era azuzar al pueblo para impedir el triunfo del ex diputado local Pepito Barajas.

Ya lo había advertido el gobernante Toño Echevarría García que aquellos funcionarios que anduvieran entrometiéndose en campañas políticas serían “botados” con todo y chivas a la calle  pero esto no le importó a “Roco” porque se decía uno de sus mejores amigos del gober.

Te vas ángel mío, le cantaron precisamente este miércoles cuando le informaron de su cese inminente por grillero y aún existe la posibilidad de que algún partido político interponga una demanda por cometer presuntos delitos electorales.