Durante la pandemia proliferaron en todo el estado alrededor de un 70% por ciento los centros de rehabilitación “patitos”  cuyos “padrinos” lo único que buscan es enriquecerse a costillas del adicto que busca su recuperación

Por: Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit.- Jueves 17 de junio del 2021.- Detectan red de centros de rehabilitación contra adicciones en Nayarit  donde presuntamente se realizaba abuso sexual contra las internas,  además de ejercer  tortura, maltrato y métodos ortodoxos para regresar a los drogadictos al buen camino.

Se estima que al menos 40 de los  llamados “anexos” operan de manera ilegal y con prácticas violentas, insalubres  e inhumanas, reconoció el Director del Consejo Estatal contra las Adicciones (CECA), Juan Antonio Cambero.

Destalló que durante la pandemia  proliferaron los centros de rehabilitación “patitos”  en todo el estado, como no había supervisión, éstos  crecieron de 30 a 70,  sin cumplir con la normativa porque lo único que les interesa a “los padrinos” es enriquecerse en lugar de apoyar al adicto que busca su recuperación.

Hay denuncias  muy serias de maltrato y  mala alimentación de quienes viven en áreas insalubres al grado tal que se implementó un operativo emergente de supervisión de estos lugares.

Donde se registraban presuntamente  las peores bajezas fue en  el Centro 26 ubicado en la zona norte  y cuyas jóvenes anexadas vivieron momentos de terror y abusos.

“Se cerró por abusos sexuales y mala alimentación que estaba en Acaponeta y otros centros que también han sido cerrados”, señaló Cambero Pérez.

Hace un par de días en el Centro de Rehabilitación exclusivo para mujeres  llamado “Las Puertas”,  ubicado en la comunidad de Bellavista se registró una “desbandada” de internas por el terror que sufrían y   al menos,  19 de ellas, huyeron desesperadas e interpusieron las denuncias, lo que dio pie al operativo de supervisión.

Como el CECA no tiene facultades para sancionar, se conformó una comisión mixta integrada por diversas instituciones y se procedió a la clausura al constatar que en estos centros no se llevan a cabo  prácticas de recuperación profesionales y humanas e incluso había contagio de pediculosis, mala alimentación entre otras anomalías.  .

“Encontramos seria problemática desde carecer de licencia de funcionamiento hasta detectar un espacio para los castigos físicos de las internas y cerramos para que se solventaran estas prácticas”.

El titular del  CECA indicó que hasta el momento el 70 por ciento de los centros han sido revisados muchos de los cuales tienen estas características y están en “la mira” al menos diez centros que urge revisarlos para el cierre en todo el Estado.

El directivo reconoció que durante la emergencia sanitaria no hubo  internamiento en el MARAKAME y el mismo CECA otorgándose únicamente atención ambulatoria,  y el índice de adicciones aumentó considerablemente en menores de edad y mujeres.

“La gente no sabe como utilizar su tiempo libre, por lo tanto se van al consumo de sustancias tóxica y se disparó el consumo del cristal que es la droga de impacto en la actualidad”.

Sobre todo, el consumo experimental en adolescente también se ha disparado y es que consumen drogas porque el entorno se les facilita ya que el jovencito ve a sus padres fumando o consumiendo sustancias o alcohol que también se disparó en la pandemia.

“Ellos consumen por imitación a los padres y en adolescentes se ha disparado mucho, tengo grupos saturados de adolescentes experimentales.

Finalmente, advirtió que los operativos de supervisión a los anexos continuará y no les temblará la mano para cerrar aquellos que cometan abusos contra los internos y no cumplan con las normas establecidas.